Tras el desmayo en Nueva York, Hillary Clinton suspendió su campaña por dos días