Trump le habló a su base, mientras Clinton buscó sumar indecisos