Un cliente furioso destrozó una tienda de Apple en Francia