Un equipo de astrónomos descubrió un nuevo planeta que podría albergar vida