Un hincha que se habría infiltrado en el clásico cordobés, internado tras arrojarse de una tribuna