Un hombre vivió más de una semana con una dentadura postiza atorada en la garganta