Un inmueble anotado como bien de familia puede ir a remate por deudas por expensas