Un insólito restaurante cobra a los clientes cada vez que hacen preguntas estúpidas