Un ministro gabonés dimitió por pedir un recuento tras la violencia postelectoral