Un niño de 11 años murió aplastado por el derrumbe de una pared