Una final con un solo antecedente y sin la filmación del único gol