Una nepalí y sus hijos murieron asfixiados por dormir en una cabaña sin ventanas durante la menstruación de la mujer