Unos 170 chicos pudieron comenzar el año escolar tras el fuerte terremoto en Italia