Vecinos de la ciudad se quieren ir porque están hartos de los robos