"Vivimos una situación privilegiada"

El juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni destacó que la Argentina atraviesa “una situación privilegiada” en materia de homicidios dolosos en comparación con el resto de la región. La tasa promedio de crímenes intencionales es en la Capital Federal de 6,08 por cada 100 mil habitantes. En Tucumán, el guarismo se eleva a 7,80; en La Rioja decrece al 3,29. En cualquier caso, está muy por debajo de los índices de Honduras (90/100 mil); Venezuela (58), Salvador (41,2), Colombia (30,8), Trinidad y Tobago (28,3), Puerto Rico (26,5), Brasil (25,2), República Dominicana (22,1) y México (21,5). Brasil, entre 2002 y 2012, por causas de violencia “perdió más de dos millones de personas”. Según Zaffaroni, “casi índices bélicos, un genocidio por goteo”.

El juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni destacó que la Argentina atraviesa “una situación privilegiada” en materia de homicidios dolosos en comparación con el resto de la región. La tasa promedio de crímenes intencionales es en la Capital Federal de 6,08 por cada 100 mil habitantes. En Tucumán, el guarismo se eleva a 7,80; en La Rioja decrece al 3,29. En cualquier caso, está muy por debajo de los índices de Honduras (90/100 mil); Venezuela (58), Salvador (41,2), Colombia (30,8), Trinidad y Tobago (28,3), Puerto Rico (26,5), Brasil (25,2), República Dominicana (22,1) y México (21,5). Brasil, entre 2002 y 2012, por causas de violencia “perdió más de dos millones de personas”. Según Zaffaroni, “casi índices bélicos, un genocidio por goteo”.

Vivimos en una región altamente violenta. Estamos en un situación –dentro de esta región– ciertamente privilegiada”, insistió Zaffaroni, al presentar el cuarto informe anual sobre homicidios dolosos, confeccionado por el Instituto de Investigaciones de la Corte Suprema, retrató Tiempo Argentino.

Acompañado (durante un tramo del acto) por el presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, y por el ministro Juan Carlos Maqueda, Zaffaroni produjo el que acaso sea su último acto importante como juez de la Corte. “¿Quién va a continuar con estos trabajos el año próximo?”, le preguntó Tiempo Argentino. “Espero que se sigan haciendo”, respondió el magistrado. Es la primera vez desde el regreso de la democracia que un organismo dependiente de la justicia trabaja seriamente con datos estadísticos sobre homicidios, y los amplía a otros distritos del país.

Al informe presentado ayer le faltó la provincia de Buenos Aires, acaso el distrito más conflictivo. La Justicia provincial decidió efectuar su propio relevamiento.

Zaffaroni alertó, no obstante los índices que parecen ser alentadores en términos comparativos, que la justicia no está dando respuesta adecuada a la solución judicial de esos casos. De hecho, en la Capital Federal, hay un 42% de homicidios no esclarecidos. Y, contrariamente al fantasma que se agita en torno a los delincuentes extranjeros, el 80% de los crímenes son cometidos por ciudadanos argentinos.

Aunque sin caer en el error semántico de hablar de “sensación”, Zaffaroni comparó a los países donde la tasa de homicidios es exponencialmente mayor con la Argentina y Uruguay, las geografías de menores cantidades de casos en la región. Mientras en los primeroslas sociedades tienden a “normalizar” el cuadro, que es de extrema gravedad, “donde las cifras son menores, se magnifica”. Y subrayó: “Si un hecho lo muestran diez veces, parecen diez hechos.”

Hay, con todo, una zona caliente y otra que parece enfriarse. En 2013, la Capital fue escenario de 176 homicidios (contra 168 de 2010, 190 de 2011 y 158 de 2012). El 75% tuvo lugar en la “medialuna sur”, compuesta por los barrios de Flores (27 asesinatos); Barracas (22); Lugano (19) y Soldatti (13). Paralelamente, se redujo a tres el número de homicidios en la Villa 31, de Retiro. Zaffaroni lo atribuyó a los trabajos de urbanización.

El juez convocó a “bajar la soberbia argentina” para trabajar en la prevención. Propuso la creación de un “ministerio de la vida” para defender “el derecho humano más importante”, y exhortó a comprender la geografía: “No somos algo aislado, no es cierto que somos un pedazo de Europa en América. Somos parte de América Latina”. 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *