Walter Perazzo: “El delantero de área juega muy solo”

El DT de Olimpo habló de los atacantes de hoy y de la sorpresa que dio su equipo en el final de 2013.

Para quienes fueron seguidores del fútbol argentino durante la década del 80, su nombre seguramente resultará sinónimo de gol. Un recuerdo anclado con la camiseta de San Lorenzo. Este colombiano naturalizado argentino, y que entre sus condiciones como jugador tenía la de ser un centrodelantero con técnica y efectividad, supo ser tapa de diarios y revistas deportivas cuando pasó del Ciclón a Boca. Con el paso del tiempo, y tras muchos años como ayudante de campo de distintos entrenadores, Walter Perazzo dirigió al seleccionado argentino Sub 20 en el Mundial de Colombia 2011, y luego, ante un llamado deOlimpo, cambió de rumbo frente a otro desafío en su carrera. Asumió con el equipo prácticamente descendido a mediados de 2012 y un año después consiguió el objetivo de retornar a primera. En el tramo final del semestre pasado, el conjunto de Bahía Blanca ganó los últimos cuatro partidos y salió de la zona del descenso. Quizá por eso, en esta charla con la nacion, no tiene reparos en definir 2013 como “el mejor año de su carrera”.

-Cuántas sensaciones te tocó vivir en 2013?

-La verdad es que lo tengo que catalogar como el mejor año profesional desde que soy entrenador. Si bien hace mucho que estoy en esta profesión, desde 1997, es la primera vez que me toca ascender siendo yo el entrenador. Me había tocado como ayudante de Madelón, también en Olimpo, pero esto fue otra cosa, una experiencia personal diferente. Después de mi experiencia en los seleccionados juveniles, vino un desafío que para mí era importante. Por eso el ascenso significó mucho, porque dejaba la selección para ir a un club donde tenía lindos recuerdos. Cuando me llamaron de Olimpo sabía que el ascenso era complicado, pero hoy puedo decir que redondeamos un año excelente: ascendimos y terminamos 2013 fuera de las posiciones de descenso.

-¿Cómo fue dejar los juveniles ante el llamado de Olimpo?

-No fue sencillo, no es algo que haya decidido rápido. Lo consideré fuerte porque era Olimpo. Sabiendo cómo es la ciudad, cómo es el club, cómo trabajan los dirigentes y que se puede proyectar a largo plazo. Después de días de pensarlo, de conversarlo con la familia, de charlas con la gente de la AFA, decidí aceptarlo y fue una buena decisión. Casi dos años después puedo decir que el camino recorrido es bueno.

-¿Cómo explicarías la arremetida de Olimpo en el final del campeonato?

-Durante el torneo Final tuvimos altibajos, pero teníamos vientos de esperanza porque nos vimos cerca de los resultados que se nos escaparon. Y al mismo tiempo hicimos buenos partidos ante rivales como Boca, Vélez, San Lorenzo y Newell’s, todos equipos importantes. Pero si no cambiábamos a tiempo en cuanto a la cosecha de puntos íbamos a estar complicados. Después de tres derrotas consecutivas que considerábamos injustas, con Argentinos, con Quilmes y con Racing, tocamos fondo y de ahí hubo un segundo esfuerzo. El equipo podía elegir por bajar los brazos y buscar culpables, pero se inclinó por unirse más y ponerle el pecho a la adversidad. Fuimos a la cancha de River y dimos todo por el equipo. Logramos un triunfo histórico en el Monumental y a partir de ese triunfo cambió la parte anímica.

-¿Cuál es el sello Perazzo que tiene este Olimpo?

-Más allá de que seamos algo así como la Cenicienta del fútbol grande de la Argentina, y de que tenemos que adaptarnos a las circunstancias de los partidos, tratamos de llevar adelante la idea de juego de proponer y no esperar. No somos un equipo que apele al juego sucio, a meterse atrás, sino que buscamos ser ordenados y tratar bien la pelota. A veces la calidad del rival te mete en problemas y en determinados momentos jugás bien, pero perdés. Confiamos en lo que hicimos para ascender y lo mantenemos. En los momentos difíciles nos repusimos y por eso ganamos los últimos cuatro partidos.

-¿Qué proyección hacés para este año?

-Cubrimos puestos en los lugares que teníamos flojos. Como proyección tenemos que conseguir la consolidación del equipo en primera. Para eso buscamos mantener el juego que desplegamos en gran parte del torneo, pero acompañándolo con resultados. Nosotros hemos tenido una levantada grande en el final, pero no podemos esperar a último momento para estar tranquilos. Deberíamos tener un buen arranque para encontrar la tranquilidad que te permite desarrollar los puntos positivos.

-Como un hombre sinónimo del gol, emblema en el puesto de centrodelantero, ¿cómo ves a los goleadores de hoy?

-En su mayoría, los jugadores de hoy están técnicamente menos preparados que en épocas anteriores. El jugador es mucho más atleta, está mejor preparado físicamente, pero se perdió el pulido de la técnica. El fútbol argentino se hizo duro porque hay mucha gente para marcar y poca para crear. El delantero de área actual quedó en soledad, juega muy solo y tiene que disputar el balón contra casi todos los del fondo rival. Como si fuera poco, los buenos se van rápido. Los más desequilibrantes, a las mejores ligas, y los otros, a las de segundo orden. Salvo excepciones, el N° 9 de antes era una cosa y el de hoy es otra totalmente diferente.

Perazzo sabe que algún día tendrá una oportunidad en San Lorenzo. “El tiempo no parece ser hoy, principalmente porque tengo un proyecto en Olimpo. Dentro de mis proyecciones como entrenador dirigí juveniles, logré un ascenso y estoy en primera. Dirigir a San Lorenzo es una materia pendiente y si hago las cosas bien, la oportunidad me llegará. Estoy tan convencido como preparado”, dijo un hombre con un fuerte pasado en el Ciclón.

Fuente: Canchallena.com

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *