A 29 años de la Copa América de 1993: la última alegría hasta que llegó la consagración en Brasil

Se cumplen 29 años del último título de la Selección argentina había conseguido en la Copa América de 1993, disputada en Ecuador, hasta que llegó la consagración del año pasado en el estadio Maracaná de Brasil y le puso punto final a la sequía. Desde aquella conquista, el elenco albiceleste había disputado cinco finales -entre Copa América y Mundial-, en las que no había podido alzar ningún trofeo.

En efecto, perdió las definiciones de la Copa América de Venezuela 2004 (2-2 agónico frente a Brasil, con caída por 4-2 en los penales); la Copa América en Perú 2007 (0-3 ante Brasil); Mundial de Brasil 2014 (0-1 en tiempo extra con Alemania); la Copa América de Chile 2015 (0-0 frente al local, con derrota por 4-1 en penales) y Copa América Centenario de Estados Unidos 2016 (0-0 ante Chile, con caída por 4-2 en los penales).

Desde el primer título en el Sudamericano de 1921 hasta la Copa América de 1993, el lapso sin conquistas más prolongado había sido de 14 años (de la Copa de las Naciones 1964 al Mundial 1978).

El 4 de julio de 1993 en el estadio “Monumental” de Guayaquil fue el cierre de un torneo con poco brillo, pero con puntos altos individuales como Gabriel Omar Batistuta, autor de un doblete en la final ante México (2-1).

Argentina llegó a la Copa América de 1993 -trigésimo sexta edición- con la base del plantel campeón de la misma competencia en Chile 1991, y compartió el grupo C con Colombia, México y Bolivia.

Participaron las diez selecciones asociadas a la Conmebol, mientras que la novedad fue la inclusión por primera vez de dos equipos de la Concacaf: México y Estados Unidos.

El paso por la fase de grupos resultó de menor a mayor: 1-0 cerrado a Bolivia, en el debut, con un tanto de “Batigol” y la fractura de Darío Franco; 1-1 frente a México y otro empate 1- 1 ante Colombia que clasificó a ambos a la siguiente fase.

Alfio Basile, el entrenador de entonces, fue variando el equipo y el esquema durante la etapa de grupos, aunque terminó dejando atrás el 4-3-3 del estreno para pasar el 4-4-2 que lo acompañó hasta el título: Diego Simeone, uno de los baluartes, inició como suplente y se metió como titular por la lesión de Franco.

En cuartos de final se dio, quizás, el partido más recordado de aquel camino: el clásico ante Brasil en el “Monumental” de Guayaquil. Tras el 1-1 que decretaron los tantos de Müller, a los 37, y Leo Rodríguez, a los 69, llegó la definición por penales donde Sergio Goycochea detuvo el sexto remate a cargo de Boaideiro.

Con el exitoso tiro final desde los doce pasos de Jorge Borelli se cerró la serie con la clasificación a las semifinales de la albiceleste. En esa instancia, otra vez los penales definieron la suerte de Argentina, porque Colombia presentó una dura batalla y “Goyco” volvió a hacerse gigante debajo de los tres palos.

Otra vez en el sexto remate de la serie, el arquero argentino detuvo el disparo de Víctor Hugo Aristizábal y Borelli volvió a encargarse de liquidar el pleito al colocar 6-5 los guarismos a favor del combinado nacional.

A los tres días estaba la final, frente a México, un partido que pareció más de ajedrez que de fútbol, ya que ambos equipos se estudiaron por demás en una primera mitad en la que pasó muy poco dentro de la cancha.

Las emociones llegaron todas juntas en el inicio de la segunda parte: Batistuta inauguró el marcador con una corrida formidable, pero los mexicanos lo empataron rápidamente luego de un penal de Sergio Goycochea que Benjamín Galindo cambió por gol.

La alegría les duró poco a los “Tricolores”, ya que siete minutos más tarde Diego Simeone habilitó a “Bati” a través de un rápido lateral, a pura viveza criolla, y el goleador la puso al lado del palo derecho del diminuto guardavallas mexicano Jorge Campos.

Lo particular de aquel torneo fue que Batistuta anotó solo tres goles -fue el máximo del equipo-: el del debut ante Bolivia y el doblete de la final.

El equipo que puso Basile en el partido definitorio formó con Sergio Goycochea; Fabián Basualdo, Oscar Ruggeri (Fernando Cáceres), Jorge Borelli, Ricardo Altamirano; Fernando Redondo, Gustavo Zapata, Néstor Gorosito (Leonardo Rodríguez), Diego Simeone; Gabriel Batistuta y Alberto Acosta.

El plantel campeón, además, lo integraron los arqueros Luis Islas y Norberto Scoponi; los defensores Néstor Craviotto y Sergio Vázquez; los mediocampistas Darío Franco y Alejandro Mancuso; y los delanteros Claudio García, Ramón Medina Bello y Julio Zamora.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp