Charly García: “El rock de acá me parece una garcha atómica”

“Yo quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir, que no es incendiar un boliche con bengalas o manifestarse como en una cancha de fútbol”, explicó el músico.

Charly García, fiel a su estilo, disparó contra la música actual. “Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir: sirve para curar”, afirmó y remató: “El rock de acá me parece una garcha atómica”.

Una de las leyendas del rock nacional no dudó en criticar al espectro musical que lo rodea y dar su opinió. “Yo quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir, que no es incendiar un boliche con bengalas o manifestarse como en una cancha de fútbol”.

A raíz de los conciertos que dará en el Teatro Colón los días 23 y 30 de setiembre, Charly Garcíareflexionó en una entrevista con Página 12 sobre el universo de la música y fue lapidario.

“Tenía un problema: no me gustaba a mí mismo, lo que me gustaba era lo que hacía, mi obra. Por eso un clásico era la gente que se hacía amiga mía y después me empezaba a imitar. El que se comporta como yo me aburre soberanamente”.

“El rock que se hace acá me parece una garcha atómica. Ya no hablo de música, hablo de ideología. No tiene ideología y no me refiero a peronistas o comunistas. Me refiero a otra cosa. Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir: sirve para curar”.

Charly también habló de su proceso de rehabilitación y sobre la vida misma: “Yo me drogué mucho pero eso jamás afectó mi música. ¿Qué me salvó a mí? Lo que sé es que no fueron ni los psicólogos. Para mí no es una ciencia, es pura superchería. Yo me hago el boludo pero no olvido: me encerraron, me sacaron todos los departamentos… y nunca hice nada malo. Salí gracias a Palito y a mí. Si no todavía estaría cavando zanjas en granjas de rehabilitación”, explicó.

“Es muy complicado meterse el ego en el culo y hacer lo que te dicen para seguir vivo. Estoy eternamente agradecido a Palito, pero en definitiva salís solo… A mí me quedaron las manos artríticas, no podía tocar el piano ¡era desesperante!. Fue todo lento, pasito por pasito”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *