Desbaratan banda de estafadores que integraba un policía y dirigía un preso

Con once allanamientos diligenciados simultáneamente en Trelew, Puerto Madryn y Bahía Blanca detuvieron ayer a los integrantes de una banda que dirigida increíblemente por un preso, desde un calabozo de una comisaría de esta ciudad e integrada por un policía, se venía dedicando a estafar con la compra y venta de vehículos.

La gavilla fue desbaratada tras una cuidadosa y profesional pesquisa llevada adelante por personal de la División Sustracción de Automotores que dirige el oficial principal Sergio Salamín. Y, en las actuaciones judiciales que se hicieron en la víspera; hasta allanaron los calabozos de la Seccional Segunda de Trelew, en unos procedimientos que fueron llevados a cabo por el jefe de la Policía, el comisario general Leonardo Bustos, mediante los que se incautaron “unos teléfonos celulares” que eran usados por el preso que lideraba la organización delictiva, con los cuales dicen que se comunicaba con las potenciales víctimas.

Durante los allanamientos que se hicieron a partir de las siete de la mañana en Trelew, Madryn y Bahía Blanca se incautaron vehículos de procedencia mal habida, documentación “trucha”, chequeras, computadoras, dinero en efectivo y teléfonos celulares, entre otras cosas. Al policía detenido le secuestraron la pistola reglamentaria y otras dos armas en una diligencia que le efectuaron en su domicilio particular con el apoyo logístico del GEOP de Rawson.

Este procedimiento también fue seguido de cerca por el jefe de la Policía, el subjefe de la institución, el comisario Carlos Bidera y el secretario de Seguridad; el doctor Federico Massoni.

Allí, el jefe policial hizo declaraciones periodísticas para este diario y consideró en ese momento que las maniobras fraudulentas aún no estaban bien cuantificadas. Aunque arriesgó que por la incautación de vehículos mal habidos superarían el millón y medio de pesos.

Dijo, mientras le allanaban la casa al policía sospechado de integrar la banda de estafadores, en la calle Costa Rica al 1000 en el barrio Oeste de Trelew, que se trató de “un operativo llevado adelante por la División Sustracción de Automotores de Trelew –dependiente del Área Drogas Peligrosas—”.

Ratificó después que se llevaron a cabo “once allanamientos en Trelew, Madryn y Bahía Blanca luego que surgiera de una investigación por ‘asociación ilícita y estafa’ que un grupo de personas cometía defraudaciones con vehículos contactando telefónicamente a eventuales clientes, a quienes les adquirían (los rodados en cuestión) pagándoles con cheques adulterados o robados y después los revendían en la zona de Bahía Blanca”, explicó Bustos.

Luego confirmó que había seis detenciones dispuestas y que “entre ellas lamentablemente hay un policía preso”, indicó. Consignó que el individuo “trabajaba en la Seccional Segunda y el cabecilla de todo esto; el que operaba con las estafas, es un detenido de esa Comisaría”, señaló.

“Desde ahí hacía las operaciones y había personas que concurrían a efectivizar esas maniobras; entre las que se encontraba este policía”, reveló el jefe de la policía.

Explicó más tarde que el preso “realizaba contactos telefónicos desde la Comisaría y después otras personas (integrantes de la organización delictiva) se encargaban de hacer el contacto personal; de ir a ver a estos clientes para cometer las estafas”.

Indicó que la “investigación llevó varios meses y fue iniciada por la propia policía. Hay muchas horas de escuchas (telefónicas) y un trabajo realmente muy prolijo realizado por la División Sustracción de Automotores de Trelew por el que también allanamos los calabozos de la Comisaría, además del domicilio particular de este delincuente vestido con uniforme”, agregó.

Según lo que se pudo saber –más allá de las declaraciones periodísticas del funcionario policial, el policía detenido era el que cuidaba al preso “cabecilla” de la banda y él –presuntamente- le pasaba los teléfonos celulares para que contactara a eventuales clientes que después el uniformado iba a ver para cerrar la operación fraudulenta.

El detenido es un individuo que hace poco fue condenado por defraudaciones reiteradas en Puerto Madryn y es conocido como “el patrón de la estafa”. Se llama Carlos Escobar y ahora con todo lo que le sucedió ayer seguramente –se especula– su sentencia será incrementada con más años de cárcel.

El policía, es un agente que hace cuatro años había entrado a la repartición y cumplía funciones de “interno” en la Seccional Segunda de Trelew: era el encargado de custodiar a los detenidos y a Escobar. (Diario Crónica)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp