Diego Schwartzman y lo malo de ser un tenista de elite

 

El tenista porteño comenzó su pretemporada tras un merecido descanso y atendió a minutouno.com durante un evento patrocinado por Voltarén, una de las marcas que confió en él y lo convirtió en su cara visible.

https://www.instagram.com/p/BcXzSJNAkFu/

“El descanso estuvo muy bien, fueron dos semanas y media, que para un tenista es bastante. Por los compromisos y las cosas que tuve tampoco pude descansar completamente y se pasó muy rápido”, comienza la charla el porteño, mientras Juan Ignacio Chela, su entrenador hace un año y medio y figura clave en su vertiginoso crecimiento, le hace chistes a los gritos y desde lejos en otra de las mesas del Racket Club.

Precisamente sobre ese crecimiento, el ahora 26º del ranking ATP puntualizó: “Los años te van ayudando a mejorar y a saber qué hacer adentro de la cancha. Con los años vas sumando un montón de consejos, aprendizajes que te da el tenis y la vida en general que te hacen ser mucho mejor en todo sentido”.

https://twitter.com/minutounocom/status/904712323713118208

Pese a que 2017 fue sin dudas el mejor año de su carrera como profesional, el tenista dejó bien en claro cuál fue el “lunar” dentro de una temporada que jamás olvidará.

“Ganar un título hubiera sido la frutilla del postre. Pude ser muy regular en todos los torneos, pero no logré tener el título que quería. Llegué a muchos cuartos y semis y creo que todavía puedo hacerlo mucho mejor en ese tipo de partidos. Tengo que seguir mejorando en eso”, admitió con franqueza.

Minuto Uno

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp