El polémico acuerdo con el PRO no resolvió la interna de los radicales

Morales lamentó que el partido “haya entregado su soberanía política”. Artaza preguntó “por cuánto tiempo es el contrato”. Y Santoro dijo que la UCR “va a ser furgón de cola de la derecha”. En cambio celebraron Aguad, “Pechi” Quiroga y Posse. El efecto: Cobos bajó su candidatura.

La Convención Nacional de la UCR aprobó ayer su alianza con el macrismo y la Coalición Cívica, pero la decisión adoptada en la madrugada de Gualeguaychú no hizo más que profundizar las diferencias internas del centenario partido. “Una lástima que mi partido haya entregado su soberanía política. Satisfecho de haber dado la lucha”, se lamentó el senador Gerardo Morales. “En un día pasamos de la causa de los desposeídos a la causa de los empresarios contratistas del Estado”, condenó el correntino Eugenio “Nito” Artaza.

Con 186 votos sobre un total de 330 delegados nacionales, Ernesto Sanz logró imponer su postura y el radicalismo participará de una gran interna que incluye al PRO y a la CC. La intención de Julio Cobos, Ricardo Alfonsín y Morales de confluir en una primaria más amplia que incluyera a toda la oposición fue derrotada. Como primer efecto, Cobos decidió ayer declinar su candidatura presidencial.

“Con esta decisión intentaron borrar el pasado histórico de la UCR, además de suprimirles el futuro a los jóvenes radicales”, señaló Leopoldo Moreau.

 

De todas formas, la votación no consiguió unir a los boinas blancas, que ayer pasearon su malestar por las redes sociales y la prensa. Dirigentes como el tucumano José Cano, el propio Morales y el formoseño Luis Naidenoff, adelantaron que mantendrán sus acuerdos con el massismo para competir por la gobernación de sus distritos en contra del kirchnerismo. Algo similar ocurrirá en Santa Fe, en donde el Acuerdo Cívico y Social que integran la UCR, la CC y el socialismo gobierna desde hace siete años. Aunque en este caso hay una particularidad. En la provincia litoraleña el principal competidor del ACyS es el macrista Miguel Del Sel, algo que torna absolutamente imposible cualquier tipo de entendimiento con el partido amarillo.

Justamente, el vicegobernador santafesino, Jorge Henn, fue terminante y calificó el acuerdo como “la peor decisión en la historia del partido”, antes de lanzar una chicana. “Cuando Ernesto Sanz venga a la provincia de Santa Fe, que lo vaya a recibir Del Sel”, dijo. “Para nosotros es muy difícil aceptar la decisión que tomó la Convención Nacional, porque va en contra del mandato de la Convención Provincial, que es la de construir un frente progresista. Nosotros ratificamos la decisión de la Convención Provincial”, avisó.

Su coterráneo y ex titular radical Mario Barletta destacó el “nivel del debate y del intercambio de ideas y del respeto por aquel que piensa diferente”, en referencia a lo ocurrido en la localidad entrerriana.“No creo que haya otro partido que sea capaz de dar un ejemplo de democracia partidaria como el de ayer”, le dijo Barletta a Tiempo. “Pienso que se podría haber hecho un esfuerzo más para alcanzar un consenso que nos permita salir fortalecidos”, aclaró el dirigente que competirá en pocas semanas en la interna para gobernador santafesino. Para Barletta es necesario “un radicalismo unido” al tiempo que reclamó “trabajar para que no haya dispersiones de dirigentes y para que vuelva el entusiasmo”. El otrora rector de la Universidad del Litoral aseguró que “los acuerdos provinciales no reconocen coincidencias con los acuerdos nacionales” y por eso espera poder competir contra Del Sel en los comicios provinciales del 14 de junio. “No tengo nada que ver con Miguel Del Sel, ¿cómo no voy a disputar con él?”, cuestionó.

Artaza llenó su cuenta de Twitter de imágenes y frases cargadas de ironía, como un fotomontaje de Sanz inflando globos del PRO o un escudo de la UCR con fondo amarillo y la pregunta: “¿Por cuánto tiempo es el contrato de locación del despliegue territorial de la UCR al millonario Macri?”.

El ex senador Leopoldo Moreau, no se sorprendió por la decisión adoptada por la Convención.“La alianza con el PRO es una consecuencia natural del camino que se ha recorrido en los últimos años. Si vos interpelás a tus militantes con un discurso conservador, es lógico que termines en una alianza conservadora”, analizó el “Marciano” Moreau. “La decisión que adoptaron no estuvo fundada en la discusión de un proyecto de país de cara al futuro”, explicó el bonaerense. “Se discutió una táctica electoral, nada más. Con esta decisión intentaron borrar el pasado histórico del radicalismo además de suprimirle el futuro a los jóvenes radicales”, apuntó.

El dirigente juvenil Leandro Santoro fue otro de los que lamentó la alianza sellada en Entre Ríos.“La UCR va a ser furgón de cola de la derecha, eso es lo novedoso, que no sólo comparte un proyecto con la derecha, sino que se va a subordinar políticamente a ella”, señaló a Télam el presidente de Los Irrompibles, al tiempo que vaticinó la “disolución” del partido centenario. “Durante su discurso Sanz dijo que no se podía permitir que nuevamente el peronismo conduzca el país, pero sabiendo que el radicalismo no puede ganar esas primarias, impulsan a Mauricio Macri, que es la antipolítica”, sentenció Santoro.

En cambio, hubo otros que festejaron el triunfo de la posición de Sanz, sobre todo aquellos que con anticipación habían acercado posiciones con el partido amarillo para los comicios locales. Ese es el caso de Oscar Aguad, quien desde hace años impulsa una alianza con Macri para llegar a ocupar en diciembre próximo el Centro Cívico del Bicentenario. “Por el momento lo más importante es sumar a todos los actores políticos y sociales que no han sido parte de esta década donde ha gobernado el kirchnerismo. Creo que esa es la principal definición”, comentó el “Milico” Aguad, de excelente relación con Macri.

El neuquino Horacio “Pechi” Quiroga saludó el acuerdo. “Con esta decisión el radicalismo vuelve a la consideración pública y vuelve a demostrar que tiene vocación de poder, algo que nunca debería haber perdido”, aseveró. “Es desde el poder desde donde se cambian las cosas y junto con Mauricio Macri se consolida una alternativa sólida al kirchnerismo”, reflexionó el precandidato a gobernador que a principios de año ya había cerrado una entente con el macrismo.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, se movió como un péndulo entre el massismo y el macrismo, pero días atrás anunció que competiría en la interna del PRO. “Una gran alegría por la Convencion de la UCR. ¡Es un ganamos todos!”, escribió el precandidato a gobernador bonaerense en su cuenta de Twitter.

Sanz, el día después

El senador radical Ernesto Sanz, principal impulsor del acuerdo de la UCR con el PRO, señaló anoche que “hay un 70 por ciento de la sociedad que quiere un cambio, quiere ganarle al gobierno nacional”. En el programa La Cornisa, consideró que son las mismas personas que en las elecciones de 2013 “votaron en contra” del FPV. “Este año quieren lo mismo y lo que hay que hacer es construir una alternativa política que se haga cargo”, sostuvo Sanz.

El paso al costado de Cobos

El diputado Julio Cobos bajó su candidatura presidencial, en lo que fue la primera consecuencia del acuerdo radical con el PRO. “Yo ya dije que quedaba implícito. La propuesta iba hilvanada de la representatividad. Uno tiene que tener, además del respaldo de la ciudadanía, el respaldo del partido. Yo fijé una estrategia que no fue compartida”, sostuvo Cobos. “Es coherencia, es sentido común. Ernesto es el candidato a presidente”, subrayó el ex vicepresidente.

TEXTUALES

“No sólo la UCR comparte un proyecto con la derecha, sino que se va a subordinar políticamente a ella. Eso es lo novedoso”: Leandro Santoro (dirigente de Los Irrompibles).

“Con esta decisión intentaron borrar el pasado histórico de la UCR, además de suprimirles el futuro a los jóvenes radicales”: Leopoldo Moreau (dirigente radical).

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp