Ginóbili no se decide…

El bahiense tiene que responderle de una vez la invitación de Julio Lamas para integrarse al plantel que irá al Mundial. Prometió que el fin de semana informará su decisión.

Habrá que ver qué está pasando por la cabeza de Emanuel Ginóbili. Por debajo de esa superficie cada vez más rapada está uno de los cerebros más lúcidos de la NBA y del básquet mundial. Y también habrá que ver qué está pasando por el físico del bahiense, desgastado por una sucesión de partidos que sobrelleva estoicamente a pesar de sus casi 37 años de edad (los cumplirá el mes que viene).

Manu está en hora de festejos. Y también de decisiones. Acaba de lograr su cuarto anillo de campeón con San Antonio Spurs. Ayer nomás participó del desfile triunfal que los jugadores realizaron por la ribera del río que cruza esa ciudad del estado de Texas. Pero en algún rincón de su cabeza está sonando la alarma para hacerle recordar que a la brevedad tiene que decidir una cuestión: su participación en el Mundial de España.

El torneo comienza el 30 de agosto y la preparación de la Selección, que según el cronograma que dio a conocer la CABB incluye ocho amistosos, comenzará un mes antes. El entrenador Julio Lamas ya conversó con los demás jugadores argentinos que están en la NBA: Pablo Prigioni y Luis Scola ya confirmaron que estarán en el Mundial y si se repone a tiempo de su lesión en el pie, Carlos Delfino también participará.

¿Y Ginóbili? Está claro que su presencia en el equipo es decisiva, por su experiencia, por ascendiente entre los compañeros, por la manera en que preocupa a sus rivales y porque le da variantes al técnico, tanto en la conducción estratégica como en los tiros desde el perímetro. Pero si bien Lamas visitó al jugador durante su reciente gira por los Estados Unidos, todavía el número 20 de los Spurs no confirmó si se calzará la 5 de la Selección.

“Quiero darle una respuesta a Julio lo antes posible, no quiero faltarle el respeto ni perjudicar su trabajo. No es tan fácil como parece tomar la decisión de si jugar o no”, avisó Manu en una rueda de prensa en San Antonio, en el marco de las celebraciones por el título de los Spurs. Y luego explicó sus razones: “El cuerpo pide descanso y la cabeza también. Fueron tres años seguidos de más de 100 partidos por temporada. En 2012 (cuando se disputaron los Juegos Olímpicos) tampoco descansé.” Por último, prometió: “El fin de semana voy a tratar de darle una definición a Julio. Me sentaré con mi mujer y resolveré.”

Hasta ahora, Ginóbili jugó tres Mundiales. El de 1998 en Grecia significó su debut en el seleccionado. Luego fue figura en el inolvidable subcampeonato de Indianápolis 2002 y en el cuarto puesto obtenido en 2006, en Japón. En 2010, presionado por la directiva de los Spurs que quería asegurar su recuperación física, declinó jugar. Si el cuerpo y el cerebro le responden, ahora podrá darle el gusto a su corazón y defender otra vez la camiseta blanca y celeste en España. Ojalá así pueda ser.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp