Investigador explicó cómo funciona el reactor de alta temperatura y presión desarrollado en Bahía

Fruto de un convenio de vinculación tecnológica I+D (Investigación y Desarrollo) entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la Fundación para la Innovación y Transferencia de Tecnología (INNOVA-T), la Universidad Americana de Asunción (Paraguay) y la empresa Redox Química SA, de Paraguay, el reactor experimental de alta temperatura y presión, denominado APAT v1 que fue íntegramente desarrollado en el ámbito del Centro Científico Tecnológico (CCT) CONICET Bahía Blanca, fue exportado a la alta casa de estudios de Paraguay.

El instrumento será utilizado en el marco de una investigación desarrollada en la Universidad Americana de Asunción que se dedica a la producción de biocombustibles renovables a partir de la hidrogenación de aceites vegetales mediante la utilización de diferentes catalizadores.

Fueron parte fundamental del desarrollo tecnológico el grupo de Termodinámica de Procesos de la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI, CONICET-Univ. Nac. del Sur), quienes desarrollaron la ingeniería de laboratorio, su diseño, operatoria y puesta a punto. En tanto, la construcción y montaje de cada parte del equipo fue realizada por los técnicos del taller de Metalurgia y Tornería de la Unidad de Apoyo Territorial del mismo CCT.

Asimismo, de la posibilidad de concretar su transferencia, también participaron la Oficina de Transferencia Tecnológica de PLAPIQUI, la Oficina de Vinculación Tecnológica del CCT y la Fundación Innova-T, quienes gestionaron el convenio que permitió que la tecnología llegue a Paraguay.

“El desarrollo de este equipo es muy importante en varios sentidos, porque se trata de una colaboración con una Universidad de un país hermano como es Paraguay, lo cual significa para nosotros afianzar capacidades de diseño y construcción específicas a nivel internacional”, expresó Pablo Hegel, investigador del CONICET en PLAPIQUI y responsable técnico del desarrollo.

Añadió: “los conocimientos adquiridos en el marco del proyecto posibilitarán, además del crecimiento del grupo de investigación, la generación de nuevos prototipos y la aplicación de técnicas de alta presión de avanzada para la obtención de energía, materiales y químicos de valor agregado”.

La tecnología lograda es un ejemplo de I+D producto de un trabajo interdisciplinario y conjunto entre los distintos actores involucrados, que genera impactos que van más allá del dispositivo creado y exportado, puesto que resulta en capacidades de investigación nuevas e innovadoras para el área de la tecnología supercrítica y de alta presión a nivel internacional.

“Nuestro grupo trabaja desde hace muchos años en temas vinculados a procesos de alta presión, con fluidos supercríticos, y viene desarrollando equipamiento de laboratorio. Haber sido elegidos como grupo de investigación en Argentina para colaborar en este proceso de investigación y desarrollo y también de transferencia, es una manera de consolidar la colaboración y los vínculos entre grupos de investigación en la región”, resaltó Hegel.

Según explica el investigador, el reactor supercrítico será utilizado en investigaciones acerca de la obtención de biocombustibles y en otros estudios relacionados a procesos sostenibles, que utilizan solventes verdes, como dióxido de carbono, y podría aplicarse también a industrias como la petroquímica o la farmacéutica.

ESCUCHAR ENTREVISTA DE PABLO HEGEL CON DE LA BAHÍA

 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp