La acusada de matar a su hija en Flores tenía depresión y delirios

 

Soledad Angélica Gómez, la mujer detenida acusada de matar en Flores a su hija de 10 años, sufría una depresión aguda, ataques de pánico, angustia y delirios. La semana pasada una médica le recomendó que se internara para intentar “revertir la situación” de su padecimiento psiquiátrico.

Ella le pidió a su esposo que no lo hiciera porque no quería “perder a sus hijos”. Ayer a la noche acuchilló y mató a su hija de 9 años en el corazón del barrio de Flores; dejó el cuerpo exánime de la niña entre dos autos.

Minutos después fue detenida a metros de la avenida Rivadavia. Pocas cuadras más allá, sus otros dos hijos, de 12 y 8 años, esperaban, sin saber el drama que se había desatado, del que se enterarían cuando la policía les tocó el timbre.

Así surge de la declaración del marido de la homicida, Alfredo Martínez, encargado de un edificio situado en Granaderos entre Yerbal y Rivadavia. Le contó a la policía que su mujer tenía problemas psicológicos y psiquiátricos desde hace años, agravados desde el suicidio de su madre, hace seis años, y de la más reciente revelación de que sufría de una enfermedad visual degenerativa que la estaba dejando ciega.

Según explicaron a LA NACIÓN fuentes de la investigación, Martínez, de 46 años, relató que el viernes pasado acompañó a su mujer al hospital neuropsiquiátrico Alvear porque se estaba quedando sin la medicación que contenía su cuadro severo.

En la consulta, la médica le indicó que lo mejor sería que se internara por unos días, pero que allí no podía quedar porque no había camas y debía ir al neuropsiquiátrico Braulio Moyano. Martínez afirmó que discutieron la situación con su esposa y que ella “se comprometió a la toma de la medicación” y que le pidió que no la internada ya que “no quería perder a los hijos”.

La médica, ante la negativa, dejó asentado en un acta que no se procedería a la internación de la paciente.

Martínez, según explicaron fuentes de la investigación, sostuvo que desde que la conoció, Gómez era atendida psiquiátricamente. “Pero desde hace seis años empeoró su estado por el suicidio de la madre”, dijo ante la policía, según se pudo reconstruir.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp