Las malezas resistentes y el nuevo paradigma del negocio agrícola

Se requieren mayores esfuerzos, constantes monitoreos y diagnósticos cada vez más precisos.

Las malezas tolerantes al glifosato llegaron para complicar el actual modelo de agricultura. Desde la introducción de la tecnología de la soja modificada genéticamente y resistente al glifosato, a principios de los años 90, el paradigma del negocio agrícola fue el del uso de un solo producto que combatía todas las malezas, que mataba a todos los “yuyos” menos, obviamente, a la soja.

Primero solo con esta oleaginosa, pero después también con el maíz, así pareció que el problema de las malezas se había solucionado.

Lo que hasta hace un tiempo funcionó y muy bien, pareció empezar a complicarse: comenzaron a aparecer malezas que soportaban el accionar del glifosato, se hicieron tolerantes, se adaptaron y los productores ya no pudieron controlarlas como venían haciendo. Una de las malezas que más dolores de cabeza está trayendo a los productores es el yuyo colorado o amaranthus, porque es muy complicado controlar.

En esta tercera entrega de Campo2020, vamos a plantear un interrogante hacia el futuro: el problema de las malezas resistentes o malezas difíciles, el cambio de paradigma hacia una nueva agricultura que requerirá mayores esfuerzos, constantes monitoreos y diagnósticos cada vez más precisos para poder diseñar estrategias de control adecuadas. Se terminó la siesta del glifosato.

 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp