“Los jóvenes son materia de desconfianza en nuestra sociedad”

Lautaro Blengio es un niño que vive en Miramar, de 17 años, que llevaba una vida normal, iba al colegio a diario, se juntaba con sus amigos y además militaba en el colectivo LGBT ( Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

Ayer por la noche pagó con su cuerpo, defender sus derechos y la igualdad de género. En las calles de Miramar lo interceptó un auto con dos civiles en un fitito auto denominandose policias. Lo encapucharon y lo llevaron a un vivero ( mismo lugar en el que asesinaron a Natalia Mellman). Lo quemaron con cigarrillos, le pegaron brutalmente, cortaron sus brazos con navajas y le hicieron una cruz en su pecho ” donde le iban a pegar un tiro”. Finalmente lo dejaron tirado en el vivero y huyeron.

Sus padres angustiados presentaron un habeas corpus ya que la justicia se mostró ineficientes pero fue rechazado en el juzgado de Miramar por la jueza Florencia Hogan por considerar  que no corría riesgo la integridad psicofísica del menor. Mismo procedimiento se realiza en el Juzgado de Garantía N° 3 de la ciudad de Mar del Plata, siendo también denegado pero dándole curso a la Fiscalía General y al Comité Provincial de la Tortura. Al día de la fecha, se realizó la denuncia correspondiente por el secuestro y tortura, ante la Fiscal de General Alvarado, Ana María Caro.

La decisión de trasladarse a Mar del Plata para hacer las denuncias correspondientes tiene que ver con que el entramado particular de la justicia de Miramar hace que la familia Blegio no confíe en que se tomen acciones concretas. La jueza al frente del juzgado de paz de Miramar, Florencia Hogan, es la mujer del actual intendente massista Germán Di Cesare, hermana del senador provincial, también por el Frente Renovador, Patricio Hogan. Patricia dice que hace años que la policía viene actuando de manera irregular con el visto bueno de la intendencia. Normalmente sin identificación, llevaron la arbitrariedad a un nuevo nivel con el hostigamiento, secuestro y tortura de Lautaro, un activista de 17 años. Su madre, Patricia declaró:”Los jóvenes son materia de desconfianza en nuestra sociedad. El identificó a uno de los agresores como un policía de la localidad que ya lo habia detenido. en medio de la tortura le dijeron que por como él defendía sus derechos esta era la forma de defender los de ellos”.

Actualmente la familia se encuentra custodiada por prefectura porque no confían en el accionar de la policia.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp