Miami fue mejor en el final y ya están 1 a 1

San Antonio estuvo arriba en el marcador durante gran parte del encuentro, pero los Heat lograron remontarlo; Manu Ginóbili anotó 19 puntos; el martes, en Miami, se jugará el tercer juego.

Sus calambres por el agobiante calor en el estadio (se rompió el aire acondicionado) fueron la historia del juego 1. LeBron James no pudo terminar el partido inicial de las finales y los Spurs lo aprovecharon para pegar primero. Sin embargo, el Rey dijo presente y esta vez el calor salió de sus manos: 35 puntos (14-22 cancha) y 10 rebotes para ganar en Texas y mantener la costumbre del bicampeón de rebotar tras una derrota. Fue 98-96 para el Heat en San Antonio, que le permitió ponerse 1-1 y robarse la localía. El 3º (al mejor de 7), el martes en La Florida.

El primer tiempo tuvo una mitad para cada lado. El cuarto inicial fue todo de San Antonio, con la ofensiva aceitada como en el cierre del juego 1 (nueve asistencias en 11 conversiones, 58% campo) y con Duncan ganándole una vez más al tiempo y brillando a los 38 años (11 y 3 rebotes). Miami se mostró muy lento atrás, LeBron largó desenfocado y forzando todo (tres pérdidas, 1-4 cancha) y Wade no lanzó al aro. Así, el parcial quedó 26-19 para los locales, que en el comienzo del segundo tocaron una máxima de 11 (30-19).

Pero ahí arrancó el Heat. Todo, construido desde su defensa, intensa y agresiva, con buenas ayudas y rotaciones y tocando muchas bolas (permitió 24% de cancha y sólo 17 puntos). Adelante, James se puso en modo topadora (11) y todo se emparejó (43-43). ¿Manu? Un triple en el peor momento de los texanos y ocho tantos, pero también tres faltas.

Dos triples de Leonard, uno de Green y un doble de Gino apenas ingresado volvieron a poner al frente al local (62-56), hasta que LeBron desató el huracán: 12 puntos casi seguidos con tiros a distancia (dos triples) para quedar 69-64. Pero dos bombas de Mills le devolvieron la sonrisa a los de Pop (78-77).

El último cuarto fue un hermoso intercambio de golpes, con cuatro puntos de Manu incluidos y James siguiendo en su modo letal, no sólo para anotar sino para generar atención y descargar. Quedó claro después de que Parker pusiera en ventaja a San Antonio (93-92) con un triple a 2m25 del final. Es que el Rey encaró, juntó marcas y abrió para un Bosh que castigó con un bombazo desde la esquina. Manu perdió una bola en la siguiente, LeBron metió un libre tras sacar falta y Gino falló en su intento de dos. En la siguiente, LeBron inicio la jugada y fue con Bosh, quien penetró, juntó marcas y encontró solo a Wade abajo del aro para el doble decisivo (98-93 a 9s).

James fue el amo y señor de la noche: 35 puntos (11-19 dobles, 3-3 triples, 4-5 libres), 10 rebotes, 3 asistencias y 2 robos en 38 minutos. Bosh, clave en el final, aportó 18 tantos (6-11 campo); Wade puso lo suyo (14) y Rashard Lewis fue una buena rueda de auxilio (14). En los texanos, Ginóbili cerró con 19 puntos (7-15 cancha), 4 pases gol, 2 recobres y 3 pérdidas en 28 minutos. Parker fue el goleador con 21, y Duncan (18 y 15 tableros) alcanzó a Magic Johnson en el primer lugar de la lista histórica de doble-dobles en playoffs (157).

El Rey dejó los calambres por el calor del juego 1 y puso su propio calor en el segundo. Esta historia seguirá el martes en la casa del bicampeon.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp