Nueva York impone nuevas restricciones para evitar segunda ola de contagios

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy una serie de restricciones en varias zonas de la ciudad y sus suburbios para intentar frenar una segunda ola del coronavirus, mientras Florida volvió a registrar una suba de casos con una tasa diaria que superó el 5% por primera vez en 15 días.

Entre las restricciones que ordenó Cuomo se incluyen el cierre de negocios no esenciales como restaurantes y gimnasios en ciertas partes de los distritos de Queens y Bronx, en la ciudad de Nueva York, y la prohibición de aglomeraciones, limitadas a 10 el número de personas que pueden entrar a iglesias o templos en las llamadas “zonas rojas”, donde hay brotes del coronavirus.

Las medidas, que comenzarán a regir a partir de mañana -o a más tardar el viernes- y serán revisadas en 14 días, representan un paso atrás en la reapertura de Nueva York, epicentro estadounidense de la pandemia en abril y mayo, cuando llegó a haber más de 700 muertos por día en el estado.

Cuomo dijo que los brotes del virus en algunas zonas de la ciudad se deben a que las personas no respetaron las reglas de distanciamiento social y el uso de tapabocas.

“No hay tiempo para estar cansados” de usar tapabocas, dijo en una conferencia de prensa. “El virus no usa barbijo”, agregó, citado por la agencia de noticias AFP.

Ayer, Cuomo había anunciado que las escuelas de nueve barrios de Nueva York cerrarían de manera temporaria.

Estas escuelas públicas y privadas se encuentran en áreas donde la tasa de casos positivos supera el 3% desde hace más de siete días seguidos, y dos de los barrios registraron tasas superiores al 8%.

En todas estas zonas viven grandes comunidades de judíos ortodoxos, que recientemente celebraron Rosh Hashaná (año nuevo) y Yom Kipur (día del perdón). Esta comunidad ha demostrado, tanto en Estados Unidos como en Israel, ser reticentes a usar tapabocas en este tipo de ceremonias.

Pese a las situaciones en estos barrios, en todo el estado de Nueva York la tasa de tests positivos permanece baja, en 1,2%.

Unas 33.000 personas murieron a causa de la pandemia en todo el estado desde marzo, de las cuales más de 23.800 corresponden a la Gran Manzana.

En tanto, Florida, otro de los estados más golpeados del país, reportó 2.251 casos nuevos de contagios -836 más que ayer-, mientras las muertes también aumentaron de 41 a 55 en 24 horas, acercándose a las 15.000 en total.

La tasa de positividad, en tanto, volvió a subir a 5,26 %, cuando la reportada ayer fue de 3,93 %.

El reporte del Departamento de Salud local indicó que Florida acumula desde el 1 de marzo unos 720.125 casos y 14.945 muertes, informó la agencia de noticias EFE.

En este contexto y en plena campaña electoral, el gobernador Ron DeSantis presentó hoy unos test de bolsillo, o pruebas rápidas, que comenzarán a distribuirse a nivel estatal en centros prioritarios.

Además, hoy entraron en vigor nuevas pautas de distanciamiento social y uso de tapabocas en el condado Miami-Dade, el más afectado del estado y el segundo con más casos en el país, detrás del de Los Ángeles.

Una enmienda a la Orden de Emergencia 20-20, firmada en las últimas horas por el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, exime ahora de usar tapabocas a quienes estén estacionarios al aire libre con una distancia con otras personas de 3 metros.

Además, la nueva normativa indica que quienes realizan “ejercicios vigorosos” al aire libre también están exentos de usar tapabocas.

Estados Unidos se acercaba hoy a los 7.478.000 casos confirmados y superaba los 210.000 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp