Sigue el misterio por el robo del cadáver de un bebé en el cementerio de Miramar

 

El cementerio de Nicanor Otamendi de Miramar otra vez. Y otra vez la profanación del féretro de un niño. Como sucediera tiempo atrás con un menor de la colectividad boliviana de El Boquerón. Ahora, durante la víspera de Navidad, la pequeña localidad rural volvió ser sacudida por el robo del cuerpo y se abrió una nueva investigación con participación de la fiscalía de Miramar, a cargo de Ana Caro.

El episodio fue descubierto este domingo, alrededor de las 16.30 cuando Alberto, padre de Ciro, un bebé de 1 año y 3 meses fallecido el 10 de diciembre a causa de una neumonía severa, concurrió a la necrópolis a llevarle flores.

El féretro se encontraba en la zona del depósito y cuando los progenitores llegaron al lugar hallaron la tapa forzada. El interior estaba vacío, sin el cuerpo.

Esto fue denunciado rápidamente por los familiares ante la subcomisaría local y comenzó un proceso investigativo con el aporte de efectivos de Sub DDI Miramar. Las primeras pericias determinaron que una estructura metálica de acceso al depósito había sido violentada. Luego, la tapa del féretro estaba claramente rota en sus sujeciones.

Las tareas de investigación continuaron desde esta mañana sobre inmediaciones del cementerio – que permanece custodiado con personal municipal sólo de lunes a sábados de 8 a 11- , siguiendo posibles huellas y demás datos aportados por los peritos.

El rastrillaje también se extendió por alrededores del casco urbano, las vías del tren hacia Miramar y el puente alto de la ruta 88, aunque hasta el momento no había mayores novedades. (La Capital de Mar del Plata)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp