Un bahiense es gran candidato para dirigir a la selección de basquet

”Intuyo que fue mi último partido con la selección”. La decisión ya estaba tomada. Esa fue una de las primeras cosas que Julio Lamas dijo en la conferencia de prensa después de perder aquí en los octavos de final del Mundial con Brasil.

Lo que cambió luego fue que el interventor de la Confederación Argentina , Federico Susbielles, le pidió que se reunieran para charlar un poco más la situación. Pretendía su continuidad. Esperaron hasta volver a Buenos Aires, pero tras la charla, el técnico confirmó que no renovará su vínculo para dirigir a la selección.

Fue un día raro para Lamas, ya que después de confirmar que no continuaría en el equipo nacional, surgió el rumor de que podría vincularse como asistente de Philadelphia , en la NBA , por su buena relación con el entrenador australiano Brett Brown, head coach de los Sixers. Sin embargo fue el propio Lamas el que se encargó de desmentir la versión más tarde.

Lamas concluyó así su segundo mandato a cargo del equipo. Le tocó abrir y cerrar la trayectoria de la Generación Dorada . Y, por esas cosas del destino, no pudo manejar al equipo en el momento de mayor madurez, cuando fue subcampeón mundial en 2002 y campeón olímpico en 2004 (con Rubén Magnano ) y cuando logró el bronce en Pekín 2008 (con Sergio Hernández ).

En la primera etapa, entre 1997 y 1999, hizo debutar en el equipo mayor a Luis Scola, Leo Gutiérrez, Andrés Nocioni, Manu Ginóbili y Pepe Sánchez, entre otros. Ese grupo alcanzó el objetivo de los cuartos de final en el Mundial de Grecia, pero luego se quedó con un amargo 8° lugar. Y el año siguiente, en una fantástica actuación con un equipo muy joven, ganó la medalla de bronce en el Preolímpico de Puerto Rico, aunque fue insuficiente para lograr la clasificación para Sydney 2000.

En la segunda, su ciclo vio como se despedían de la selección Pepe Sánchez, Manu Ginóbili, Oberto y Leo Gutiérrez. Y también puede haber sido el último torneo para Pablo Prigioni y para Andrés Nocioni. Conquistó el título en el Preolímpico de Mar del Plata 2011, llegó a las semifinales de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, consiguió la clasificación para el Mundial con un equipo muy diezmado en Caracas 2013 y ahora se retira con la frustración de la caída en los octavos de final y ante el clásico rival, Brasil, para un 12° puesto, la peor posición desde 1986 (también 12°).

Naturalmente surge el nombre de Sergio Hernández como reemplazante. Primero, porque tuvo un buen paso por la selección entre 2005 y 2010. Pero además porque es el único de los entrenadores de primera línea que está sin trabajo. Terminó su contrato con Uniceub, de Brasilia, y aunque tuvo ofertas para dirigir en la Liga ACB de España, del Cajasol, de Sevilla, finalmente no llegó a un acuerdo.

Sin embargo, no se descarta que el puesto sea para un coach part-time. En los últimos 16 años, el equipo fue manejado por apenas tres técnicos (Lamas, Magnano y Hernández). Si se decidiera abrir el juego y buscar sangre joven, Nicolás Casalánguida , que tiene 35 años y en España 2014 fue asistente de Lamas, es una alternativa muy respetada.

Casalánguida tiene una ascendente carrera. Fue campeón de la Liga Nacional en 2013 con Regatas Corrientes, equipo que conduce actualmente, y en la selección mayor dirigió al equipo alternativo en el Sudamericano de Venezuela, donde conquistó la medalla de plata.

Cualquiera sea la elección, el trabajo no será sencillo después de la transición. El año próximo habrá que buscar en Monterrey la clasificación para los Juegos de Río 2016. Después del fin de la Generación Dorada, clasificarse ya sería un gran mérito.

serr

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp