¿Urtubey canciller si gana el FpV?

Fue recibido en Estados Unidos por inversores como un emisario de Daniel Scioli.

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se reunió ayer en Nueva York con analistas políticos e inversionistas y dijo que aquí hay una “enorme expectativa sobre el futuro de la Argentina”. El hombre que suena fuerte como canciller de un posible gobierno de Daniel Scioli dijo a Clarín que se necesitan “reformas estructurales” en nuestro país y que para eso se precisa dinero fresco. Y para obtenerlo hay que negociar algunas “situaciones particulares” como el conflicto con los fondos buitres a los que no llama así, como los popularizó el kirchnerismo, sino con el más amigable “holdouts”. Urtubey pasó por el Council de las Américas y luego se reunió con hombres de negocios en el JP Morgan. Dijo que la futura relación con Estados Unidos debe “apuntar a los intereses nacionales” y que no hay que excluir a ningún país “por cuestiones ideológicas”. Y aseguró que Scioli no va a ser un presidente de la transición sino que “cuando alguien es elegido presidente es el que conduce el país”.

-¿Ya se entrena como posible canciller de Scioli?

-No, yo lo que estoy haciendo es acompañar activamente a Daniel Scioli en la campaña. Acabo de ser el nuevo gobernador electo de la provincia. Lo que nosotros hacemos es trabajar para que Daniel sea el presidente. Incluso, aunque eso no suceda, debemos entre todos los argentinos empezar a encarar algunas cuestiones que tenemos pendientes para poder mejorar la situación. El mundo cambió mucho para Argentina en los últimos meses, se han derrumbado el valor de los comodities, se ha complicado la capacidad de ser competitivo y eso requiere que comencemos a encarar algunas soluciones estructurales y para eso se necesita financiamiento.

-¿Esto significa que hay que arreglar con los fondos buitres?

-Para obtener financiamiento hay que volver al mercado de capitales y hay que hacer varias cosas, como arreglar con los holdouts, pero no solamente eso. Hoy estamos en condiciones de negociar más competitivamente y esto es producto de algunos avances que hemos tenido, por ejemplo en la Justicia de Nueva York. Estos son varios elementos que permiten que la Argentina pueda pararse en condiciones más ventajosas a renegociar algunas de las situaciones particulares, como la de los holdouts. Pero eso no se resuelve ahí. Hay que generar incentivo para la inversión, tenemos que dar competitividad a los sectores productivos para que realmente sea atractivo invertir.

-¿Un arreglo con los holdouts significaría un cambio sustancial en la política kirchnerista?
-El Gobierno es el que ha iniciado el proceso de renegociación de la deuda, claramente. O sea, sería terminar un proceso que ya se ha iniciado en esta gestión y así terminarlo en la que viene. Hemos tenido avances que han fortalecido nuestra capacidad de negociación.-¿Un eventual gobierno de Scioli tendría una política confrontativa como la de Cristina Kirchner?

-Creo que las relaciones tienen que apuntar hacia los intereses nacionales. Podemos sentarnos a conversar cuál es la situación de exportación de productos nacionales a los Estados Unidos. Me parece que hay que avanzar en algunas cosas que a nivel nacional y en nuestros intereses nos permitan beneficios en términos de relaciones bilaterales con todos los países del mundo. Me parece que no hay que excluir a ningún país por cuestiones ideológicas o por lo que sea.

-¿Qué recepción tuvo entre los inversionistas que estuvo viendo aquí? ¿Qué expectativas notó?

-He notado una enorme expectativa sobre el futuro de la Argentina. También es cierto que esa expectativa incluye una mirada vinculada a la resolución de algunas situaciones que todavía tenemos pendientes que complican mucho el proceso de inversión. El conflicto que se ha generado en la Organzación Mundial de Comercio, la situación vinculada al cepo y a otras situaciones. Es importante la necesidad de ofrecer un camino, un escenario, un horizonte. Naturalmente, para la gente que quiere invertir, saber el camino que va a tomar una Nación es un requisito.

-¿Scioli va a ser un presidente de transición, como dijo Carlotto?

-Como sucede en la Argentina y en todos los países del mundo, cuando alguien es elegido presidente es quien conduce el país. Eso pasa en la Argentina y en cualquier país del mundo. No vamos a ser la excepción.

-¿O sea que Scioli no va a ser un presidente de transición?

-Definitivamente no. Si es electo va a ser el presidente de los argentinos con todas las contribuciones y obligaciones que le corresponden y naturalmente, con todos los desafíos por delante.

Fuente: diario Clarín

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp