A la espera de La Haya, Chile y Perú ya discrepan

Hay diferencias sobre si la decisión que tome hoy la corte debe aplicarse gradual o inmediatamente.

NTIAGO, Chile.- Con fuertes medidas de seguridad, llamados a la paz y una alta expectativa, Chile y Perú conocerán hoy por la mañana el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el diferendo marítimo que enfrentó a ambas naciones durante seis años.

Sin embargo, los grandes interrogantes y las primeras discrepancias van de la mano del plazo de la implementación de la determinación de la CIJ, aun cuando los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y Perú, Ollanta Humala, se comprometieron a aceptarlo y cumplirlo en virtud del Pacto de Bogotá de 1948.

“El fallo es jurídicamente exigible y mandatorio para ambos países desde el momento de su lectura. [?] Para el Perú es de alto interés ponerle punto final a esta controversia en el más breve plazo”, dijo ayer la canciller peruana, Eda Rivas. Eso fue interpretado como una contradicción a los dichos del presidente Piñera, que tras reunirse con el Consejo de Seguridad Nacional chileno, la semana pasada, había manifestado que su ejecución sería gradual.

“No es posible el cumplimiento inmediato del fallo y eso el presidente Humala lo sabe muy bien”, señaló Piñera.

“Cualquiera que sea el fallo, hay que implementar cambios en la legislación, en la cartografía y en una serie de elementos”, agregó el canciller chileno, Alfredo Moreno, opinión refrendada por Heraldo Muñoz, su futuro sucesor en el gobierno de Michelle Bachelet, que asume el 11 de marzo.

El juego de especulaciones, que incluye fuertes rumores no confirmados de acuartelamientos militares y maniobras preventivas, también se cierne ahora sobre el día después del fallo de la CIJ y la eventual actuación de ambos países.

“Tengo la impresión de que Chile va a intentar dilatar la aplicación. […] Piñera es un hombre inteligente, no va a negar el fallo. Posiblemente quiera poner una serie de mecanismos para implementarlo”, dijo ayer el ex canciller peruano Fernando de Trazegnies.

Con todo, Piñera y Humala acordaron comunicarse telefónicamente apenas conocido el fallo, antes de entregar una versión oficial a la ciudadanía. El presidente chileno también hablará previamente con Bachelet.

LA FRONTERA

Desde hoy a primera hora, todas las miradas estarán puestas sobre las ciudades más cercanas a la frontera: Arica, del lado chileno, y Tacna, en territorio peruano.

De hecho, y en una fuerte señal de Piñera, el gobierno estableció que será el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien esté hoy en Arica. En Tacna, en tanto, las autoridades dispusieron la transmisión del fallo por pantalla gigante.

Fuertes medidas de seguridad dispuestas por ambos gobiernos para proteger los consulados y las embajadas en los dos países, además de garantizar la seguridad de los 150.000 peruanos que viven en Chile y los 25.000 chilenos que residen en Perú, buscan también no entorpecer los profusos lazos comerciales entre los dos países, que incluyen un Tratado de Libre Comercio, la Alianza del Pacífico e inversiones mutuas por 20.000 millones de dólares.

A los mensajes de paz y hermandad realizados por la Iglesia Católica, con una misa ayer en la catedral de Arica, se sumaron los deseos de buena voluntad del papa Francisco, que a través del arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, manifestó su confianza en un resultado feliz.

“Como dice el Sumo Pontífice, el Perú y Chile son dos países muy próximos al corazón del pueblo. […] Él está entusiasmado con que se esté arribando a una solución dialogada, aceptada por dos pueblos unidos por la fe”, dijo ayer Cipriani durante su programa radial Diálogo de fe .

De acuerdo con los analistas, la resolución de la CIJ modificaría el statu quo mantenido entre ambos países por más de 60 años sobre la base de una línea paralela y delimitaría una nueva frontera marítima más cercana a la línea equidistante exigida por Perú.

De esta forma, Chile arriesga su soberanía sobre un triángulo de poco más de 38.000 kilómetros cuadrados en el océano Pacífico y también respecto de un pequeño terreno de menos de cuatro hectáreas, pero tremendamente simbólico.

En esta línea, los grandes afectados parecen ser los más de 800 pescadores artesanales del norte de Chile, cuya economía se basa principalmente en la pesca de la anchoveta.

INTERESES CONTRAPUESTOS

Perú reclama territorio
Argumenta que el límite nunca fue fijado. Pide que se reconozcan sus derechos soberanos sobre 200 millas marítimas. Lima ganaría 35.000 kilómetros cuadrados de mar que están bajo soberanía chilena.

Chile alega tratados
Sostiene que la frontera marítima quedó establecida en el paralelo 18 en una declaración de 1952 y en un convenio de 1954, firmados por ambos países y por Ecuador, y que Perú la respetó durante medio siglo..

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *