Bajo un ambiente hostil, Independiente no paso del empate frente a Rosario Central

Independiente volvió a lucir una pobre imagen y bajo un clima hostil igualó 0 a 0 frente a Rosario Central en un discreto partido disputado esta tarde, en Avellaneda, en el marco de la octava jornada de la Liga Profesional.

El local no tuvo un buen partido y se despidió con la reprobación de su público que también se manifestó en contra de la Comisión Directiva comandada por Hugo Moyano.

En una tarde que será recordada por la rebeldía de los simpatizantes del conjunto de Avellaneda para sus dirigentes y jugadores. Independiente tomó el control del juego desde el inicio y lució transiciones interesantes, las cuales fueron comandadas por Tomás Pozzo, quien dio indicios de ser agua en el desierto para un equipo muy golpeado.

Pese al prometedor inicio, el conjunto de Avellaneda se fue diluyendo y Rosario Central creció. Se convirtió en un equipo punzante, de mucha fricción y con una idea de juego -que si bien no fue clara por momentos- le permitió acechar al rival y convirtió en figura al arquero Sebastián Sosa en el cierre de la primera etapa.

Ya en el complemento, lo del equipo de Carlos Tevez fue un monologo, se manejó a su gusto en el estadio Libertadores de América y dejó a la vista todas las falencias de un Independiente que se destacó en las tribunas con su público que cantó por la salida de Hugo Moyano y su directiva.

En el cierre del partido, el ingreso de los juveniles Rodrigo Márquez y Santiago Hidalgo -que hizo debut-, y le dieron algo de frescura a un equipo que nunca estuvo cómodo con el tramite del cotejo y que despidió con la reprobación de sus hinchas.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp