El uso frecuente de las saunas puede disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares

 

Las personas que usan saunas con regularidad pueden enfrentar un riesgo de accidente cerebrovascular mucho menor que aquellos que van con poca frecuencia, de acuerdo con un estudio realizado en Finlandia.

El informe publicado el miércoles en la revista Neurology es el primero en evaluar la relación entre el uso de saunas y los accidentes cerebrovasculares (ACV) y se basó en el seguimiento de más de 1.600 personas durante un promedio de 15 años.

Quienes usaron una sauna entre cuatro y siete días a la semana mostraron un riesgo 61% menor de tener un ACV que las personas que fueron solo una vez a la semana, determinó el estudio.

El beneficio también fue evidente para quienes pasaron tiempo en saunas dos o tres veces por semana, entre los que disminuyó un 14% el riesgo de ACV respecto de los que lo hicieron una vez por semana.

Los beneficios persistieron incluso después de ajustar otros factores que podrían afectar ese riesgo, como el ejercicio, el colesterol alto, el tabaquismo y la diabetes.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp