El vapeo adolescente es peligroso pero no sería la puerta de entrada al tabaquismo

 

 

Desde mitad de septiembre que se viene hablando de un brote de enfermedad pulmonar grave. En Argentina hasta el momento hubo un solo caso pero en Estados Unidos ya se notificaron 1.604 personas afectadas por el uso del vapeador y 34 murieron.

Se estima que nueve millones de personas usan el dispositivo en EEUU a diario y según las estadísticas aportadas por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el brote se da con mayor fuerza entre los jóvenes. Se calcula que el 70 por ciento de los vapeadores son hombres con edad promedio de 24 años o menos.

Si bien se creía que este modo era la puerta de entrada al tabaquismo adolescente, según un estudio realizado por investigadores en Estados Unidos no es verdad que aumente las posibilidades. En el trabajo analizaron la relación entre el vapeo y el tabaquismo convencional y evaluaron 14 factores de riesgo en común, en base a encuestas realizadas en 2015 y 2016 a estudiantes de octavo y décimo grado en EE.UU. Concluyeron que quienes usaban vapeadores tienen más probabilidades de fumar cigarrillos pero el efecto se anuló cuando el análisis consideró los factores de riesgo que se repiten entre ambas actividades.

Uno de sus componentes más letales, y que se asocia con la mayoría de los pacientes que sufren lesiones pulmonares, es la presencia de THC en el producto. Es una sustancia química, el principal constituyente psicoactivo de la marihuana. Aseguran que el efecto que causa es realmente nocivo y a corto plazo.

En Argentina en promedio, el 8,1 por ciento de los varones jóvenes son consumidores del cigarrillo electrónico, mientras que el 6,2 por ciento de las mujeres lo emplean, y en adultos mayores a 18 años solo el 1,1 por ciento. Uno de los grandes problemas es que los chicos y jóvenes ven el vapeo como una “moda” no peligrosa.

Según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (EMTJ), presentada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, el 7,1 por ciento de los adolescentes argentinos de entre 13 y 15 años actualmente consume este artefacto, mientras que el 14,4 por ciento alguna vez lo probó, ya sea por moda, curiosidad o porque alguien se los ofreció.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp