En los mercados alguien sabe algo que desconocemos

Los precios de bonos, acciones y dólar libre son los mismos del martes, cuando se consideraba inminente el acuerdo. Lo que hicieron los inversores, ante las dudas, fue tomar las ganancias del día siguiente.

Por supuesto que en el medio de la historia se infiltran los especuladores y gente allegada al Gobierno con “inside information” que se mueve activamente e inducen a las bajas para comprar lo más barato posible.

“Ellos saben algo que los demás no sabemos”, dijo un operador que desconfía de lo que está sucediendo y apuesta a que habrá arreglo entre bancos y holdouts. El latiguillo del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y el del ministro de Economía Axel Kicillof, sobre que no les importaba si los bancos querían acordar con los holdouts, repicaba en la mente de varios que estaban operando en una plaza tensa.

No se entendía cómo gente que vendía asustada, encontraba rápidamente compradores. Había manos grandes barriendo con los papeles que bajaban de precio.

El movimiento del dólar libre es una parábola de lo confundida que estuvo la plaza. Aparecieron compradores a 12,30 pesos pero nadie les quiso vender. Fueron incrementando la oferta. Cuando llegaron a 13 se hicieron presentes los primeros vendedores. La divisa continuó en alza y tocó 13,30. A esta altura los vendedores eran mayoría. Después comenzó la caída y el dólar llegó a 12,50 para terminar a 12,70, pero con operaciones post cierre a 12,60 pesos.

El cable, el dólar que hay que mirar para ver lo que piensan los que más dinero manejan en la plaza cambiaria, subió los 19 centavos que había perdido el día anterior y terminó a 10,22 pesos.

En el Forex-Mae, las operaciones fueron reducidas y el Banco Central pudo comprar apenas 20 millones de dólares, pero sólo acumuló dos en las reservas, las cuales quedaron e 29.017 millones de dólares. El precio oficial de la divisa subió a 8,27 pesos.

Mayor volumen de negocios con títulos públicos y privados

El Mercado Abierto Electrónico (MAE) tuvo un elevado monto de negocios. Hacía tiempo que no se negociaban 2.890 millones en títulos públicos. El Discount, el título que no se pagó, perdió 11 por ciento. El día anterior había subido 13 por ciento.

Lo llamativo fue que el Cupón PBI en dólares que el miércoles aumentó 12,54 por ciento, cedió apenas 4,66 por ciento. Los bonos con ley argentina en dólares tuvieron retrocesos menores. El Boden 2015 perdió 1,88 por ciento y el Bonar X que vence en 2017 cayó 2,87 por ciento.

En la Bolsa se negociaron 282 millones de pesos, un volumen elevado, por cierto. El Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 8,38 por ciento.

Los bancos y las energéticas fueron los más afectados. Pampa Energía se derrumbó 10,77 por ciento y Edenor, 10 por ciento. YPF fue la otra gran perdedora con 9,95 por ciento. Banco Francés 9,01 por ciento y Macro 7,91 por ciento, encabezaron las bajas de las entidades financieras.

En Wall Street los ADR’s de Edenor bajaron 9,40 por ciento, mientras Grupo Galicia cedió 4,95 por ciento y Banco Francés, 7,39 por ciento. YPF tuvo una caída de 9,07 por ciento.

Las dos ruedas que vienen van a ser clave. La tensión desborda a los operadores pero no se refleja en los precios por la aparición de estas manos “desconocidas” que compran todo lo que baja

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp