“Este triunfo está dedicado a Fidel y a Chávez”

Morales, tercera vez electo presidente de Bolivia, dio las directrices de su nuevo gobierno: industrialización, servicios básicos, reducción de la pobreza. El final del conteo de votos se conocerá en una semana, informó el Tribunal Supremo Electoral.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) se había comprometido a dar los resultados definitivos de las elecciones a partir de la primera hora de ayer. Pero desde el domingo a la noche está detenido el cómputo de votos. Mientras los funcionarios de este organismo se pasan la pelota, aseguran que de aquí a una semana se sabrá por cuánto ganó Evo Morales y qué cantidad de asientos corresponde a cada partido político dentro de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). “Todavía no hay datos oficiales, pero hay que prepararse para la nueva gestión. Hemos recomendado a los ministros adecuar el presupuesto para el programa que ganó estas elecciones: industrialización, servicios básicos, seguir con políticas sociales para reducir la pobreza”, dijo ayer el presidente por tercera vez electo.

Ante la ausencia de información oficial, todavía rigen los datos de boca de urna recogidos el día de las elecciones. De acuerdo con cifras de la consultora Mori, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se impuso con el 61 por ciento de los votos. Ganó en ocho de los nueve departamentos (sólo quedó segundo en Beni) y posiblemente continúe controlando la ALP en sus dos tercios, lo mismo que en su actual gestión. Si ello sucediera, para el oficialismo sería un trámite modificar la Constitución y permitir a Morales postularse a una cuarta presidencia, en 2020. Para tener certezas, es necesario llegar al fin del conteo de votos, la semana que viene.

En segundo lugar quedó el empresario del cemento Samuel Doria Medina, de Unidad Demócrata (UD), con el 24 por ciento de los votos. Tercero salió el ex presidente Jorge “Tuto” Quiroga, del Partido Democrático Cristiano (PDC), con el 9 por ciento. Le siguió con el 3 por ciento Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM), que había sido aliado del MAS hasta 2009, cuando el oficialismo rompió el vínculo. Quinto, también con el 3 por ciento, terminó el Partido Verde de Bolivia, que candidateó a Fernando Vargas, líder indígena de la Amazonia.

“Este triunfo está dedicado a Fidel Castro, dedicado a Hugo Chávez –que en paz descanse–, a todos los presidentes y gobiernos antiimperialistas y anticapitalistas”, dijo Morales luego de enterarse de que seguirá gobernando Bolivia hasta 2020.

Al presidente aún no le entra tanta felicidad en el cuerpo. “Imagínense: nueve años en el gobierno y seguimos ganando con más del 60 por ciento”, destacó ayer en conferencia de prensa. “El pueblo sabe reconocer los resultados. Qué importante habrá sido que la política esté al servicio. Cuando se presta servicio al pueblo, el pueblo apoya y la gestión no se desgasta. La gestión se fortalece: nueve años de presidente y ganamos con el 60 por ciento. Eso es gestión”, dijo Morales como si dictara su receta favorita.

“Acá ganó la nacionalización. Esa es la profunda diferencia con algunos países, incluso de la región”, aseguró el líder aymara.

“Los resultados de estas luchas ahora se convierten no solamente en políticas estatales, sino también en políticas internacionales”, advirtió.

“A nuestros opositores les decimos que vengan para que trabajemos por Bolivia. Soportamos con mucha paciencia, no hay por qué recordar, por eso los convocamos. Tienen derecho a discrepar, pero por encima de eso está nuestra querida Bolivia”, dijo Morales.

“Si algún programa está mal y lo rechazan, lo vamos debatir. Que nos propongan. Si está bien, lo aprobamos. Quiero una oposición que me rechace, que me diga ‘esta agua no sirve’, o ‘esta agua sirve’. Eso se llama trabajar de manera conjunta, es lo que hice como presidente”, indicó.

Doria Medina, que volvió a perder ante el MAS, se permitió echar un elogio al mandatario reelecto. “No hay duda de que la mayor contribución de Evo Morales está en la inclusión. En la inclusión de una parte importante de los sectores indígenas de Bolivia, que ahora participan en la vida nacional. Esa es la contribución más importante”, dijo a la cadena estadounidense CNN. Hasta un programa de esa red, CNN Dinero, enalteció por segunda vez en el año el rumbo económico de Bolivia, que permite “transitar un camino de previsibilidad y logra dejar tranquilo, conforme y expectante al mundo empresario”, según el analista Diego Cabo. De acuerdo con estimaciones del FMI, el PBI del país crecerá este año un 5,2 por ciento. Mayores señas del buen ambiente empresarial que se vive lo dio el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez. “Queremos dedicarnos a lo que nosotros hacemos, que es empresa. No nos debe interesar quién está en el poder político, mientras hagan funcionar al país. Los políticos hacen eso. Nosotros debemos generar empleo, industria y oportunidades”, dijo el vocero de un sector que tradicionalmente había sido receloso a las políticas del MAS.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp