Estudios recientes sustentan la teoría de que el covid-19 salió de la naturaleza

Dos estudios nuevos proporcionan nueva evidencia de que la pandemia de coronavirus se originó en un mercado de Wuhan, China, donde se vendían animales, lo que respalda la teoría de que el virus emergió en la naturaleza y no que escapó de un laboratorio chino.

La investigación, publicada el martes en internet por la revista Science, muestra que el mercado de mariscos de Wuhan fue probablemente el epicentro de la plaga que hasta ahora ha matado a cerca de 6,4 millones de personas en todo el mundo.

Los científicos concluyeron que el virus que causa el covid-19 probablemente pasó de los animales a los humanos en dos ocasiones por separado.

“Todas estas pruebas nos dicen lo mismo: apuntan directamente a este mercado concreto en el centro de Wuhan”, dijo Kristian Andersen, profesor del Departamento de Inmunología y Microbiología del Scripps Research y coautor de uno de los estudios.

“Yo mismo estaba bastante convencido de la filtración del laboratorio hasta que nos sumergimos en esto con mucho cuidado y lo analizamos mucho más de cerca”.

Cómo se hicieron los estudios

En un estudio, que incorporó datos recopilados por científicos chinos, el biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona Michael Worobey y sus colegas utilizaron herramientas de mapeo para estimar la ubicación de más de 150 de los primeros casos de covid-19 notificados a partir de diciembre de 2019.

También mapearon los casos de enero y febrero de 2020 utilizando datos de una aplicación de redes sociales que había creado un canal para que las personas con COVID-19 recibieran ayuda.

Se preguntaron: “De todos los lugares en los que podrían haber vivido los primeros casos, ¿dónde vivían? Y resultó que, cuando pudimos analizarlo, existía un patrón extraordinario en el que la mayor densidad de casos estaba extremadamente cerca de este mercado y muy centrada en él”, explicó Worobey en una conferencia de prensa. “

Fundamentalmente, esto se aplica tanto a todos los casos de diciembre como a los casos sin un vínculo conocido con el mercado… Y esto es un indicio de que el virus empezó a propagarse en personas que trabajaban en el mercado, pero luego empezó a extenderse en la comunidad local”, señaló.

Andersen dijo que también encontraron grupos de casos dentro del mercado, “y esa agrupación es muy, muy específica en las partes del mercado” donde ahora se sabe que vendían animales silvestres, como perros mapache, que son susceptibles a contraer el coronavirus.

En el otro estudio, los científicos analizaron la diversidad genómica del virus dentro y fuera de China, empezando con las primeras muestras de genomas en diciembre de 2019 y extendiéndose hasta mediados de febrero de 2020. Descubrieron que dos linajes -A y B- marcaron el inicio de la pandemia en Wuhan.

El coautor del estudio, Joel Wertheim, experto en evolución viral de la Universidad de California campus San Diego, señaló que el linaje A es más similar genéticamente a los coronavirus de los murciélagos, pero el linaje B parece haber empezado a extenderse antes en los humanos, sobre todo en el mercado.

“Me doy cuenta de que parece que acabo de decir que un acontecimiento único en una generación ha ocurrido dos veces seguidas”, comentó Wertheim.

Pero se dieron ciertas condiciones, como la proximidad de personas y animales y un virus que puede propagarse de animales a personas y de personas a personas.

Por tanto, “las barreras para el contagio se han reducido de tal manera que creemos que deberían esperarse múltiples introducciones”, explicó. (AP)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp