"Gravísima" crisis en Brasil: Dilma se reúne con sus ministros

Ocurre luego de que el viernes el jefe de Diputados, Eduardo Cunha, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), comunicara que deja de integrar la alianza oficialista. Rousseff analiza hoy los pasos a seguir.

Fuentes del gobierno admitieron que Brasil atraviesa una crisis gravísima luego de que el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, anunció su ruptura con el gobierno, el viernes pasado, tema que será tratado hoy por la presidenta Dilma Rousseff con sus ministros.

Brasil enfrenta una crisis institucional gravísima desde el viernes cuando Cunha, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), comunicó que deja de integrar la alianza oficialista, dijeron colaboradores de la mandataria.

El Partido de los Trabajadores de Dilma y el PMDB, del vicepresidente Michel Temer, son las agrupaciones principales de la alianza gobernante.

La mandataria preside hoy una reunión con ministros de la coordinación política para evaluar los pasos a seguir, informó hoy la oficina de prensa del Palacio Planalto.

Cunha rompió con el Planalto luego de que un empresario lo acusó de haber cobrado un soborno de 5 millones de dólares por facilitar contratos con Petrobras.

Según el diario Estado de San Pablo, luego de la vinculación de Cunha con el escándalo de Petrobras, se abrió una línea de investigación sobre el supuesto depósito de dinero en bancos del exterior.

Miembros del equipo de Rousseff temen que Cunha, ahora en pie de guerra contra el gobierno, promueva iniciativas legislativas que pueden debilitar más a una gestión cuya popularidad es del 9% según una encuesta reciente, informó el diario Folha.

Luego de romper con Dilma, Cunha ordenó la creación de comisiones investigadoras inconvenientes al gobierno y pidió analizar el pedido de impeachment presidencial presentado por el diputado, y militar retirado, Jair Bolsonaro.

En el entorno presidencial también hay quienes estiman que la actitud radical de Cunha puede aislarlo, pues líderes de su partido, el PMDB, prometieron seguir junto a Rousseff.

Según estos funcionarios un eventual aislamiento del jefe de Diputados habría de favorecer al gobierno que así podría construir puentes con adversarios más moderados y recuperar la gobernabilidad.

Fuente: Clarín.com

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp