La encontraron deambulando desnuda por la calle y denunció que había sido golpeada por su pareja

 

Un hombre fue detenido en las últimas horas en la localidad de Villa Elisa, partido bonaerense de La Plata, acusado de secuestrar, abusar, golpear y torturar a su pareja, hallada deambulando desnuda por la calle tras escapar de la vivienda que compartía con su agresor.

“¿Terminaste? Bueno mirá esto”. Un chorro de aceite o una lluvia de harina iban al piso y la mujer debía volver a limpiar lo que su pareja en el extremo de una sesión de torturas que duró toda una noche, arrojaba al piso para volver a obligarla a limpiar bajo la amenaza de golpearla si no le obedecía.

La violencia extrema, con serio riesgo para la vida de la mujer de 47 años, no sorprendería en el barrio, algunos de cuyos vecinos vieron azorados a la presunta víctima escapar de la casa, desnuda en busca de auxilio.

Todo ocurrió entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, en una vivienda de Villa Elisa.

Unas horas después, sobre el final de la tarde, policías de la comisaría décimo segunda, en el marco de una causa con investigación a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo (UFI Nº 17), detuvieron al denunciado, de 42 años, quien ahora afronta cargos por privación ilegal de la libertad, reducción a la servidumbre y tentativa de homicidio agravado por violencia de género.

Según informó una fuente de la investigación, la mujer denunció que entre las vejaciones de esa noche, el hombre le cortó con un cuchillo toda la ropa que llevaba puesta, dejándola desnuda en la casa.

Durante todas las horas en las que le habría impedido escapar, habría desarrollado una secuencia de violencia que incluía, por ejemplo, ordenarle que limpiara distintos sectores de la vivienda para luego volver a ensuciar.

“En el medio de toda esa locura, contó que la tomó por el cuello y le metió la cabeza en una pileta que tienen en el patio, con el objetivo de ahogarla”, explicó la fuente.

Finalmente, la mujer logró escapar. Los policías que llegaron en una patrulla advirtieron que tenía moretones en el rostro, las piernas y una mano.

La detención del hombre se desarrolló en un contexto de extrema tensión en la zona, con la Policía observando los movimientos en la casa. “Esperaban a que saliera porque la mujer había advertido que tenía armas y además mostraba una tendencia suicida”, indicó.

Así las cosas, a prácticamente un día de inicio del último capítulo de la locura, el denunciado salió y se entregó.

Siempre según las fuentes del caso, en el historial de violencia del ahora imputado, también aparecen datos aportados por los vecinos de la vivienda, quienes “estaban en una situación de tensión permanente por su conducta. Tenían pánico”, se indicó. (Diario El Día)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp