Las aulas siguen vacías: Scioli analiza sanciones y un aumento por decreto para que empiecen las clases

En el décimo día consecutivo de paro, el gobierno bonaerense intimó a los gremios a que cumplan con la conciliación obligatoria y den comienzo al ciclo lectivo. “Como sueldo de alguien que recién comienza, $4.700 son dignos”, señalaron.

Diez días se cumplen desde que el momento en que deberían haber empezado las clases y aún no hay solución a la vista: los gremios docentes continúan con el paro general lanzado elmiércoles 5 de marzo y el gobierno bonaerense se mantiene firme en la propuesta de aumento de 30,9% para el cargo inicial y entre 21% y 23% para el resto de los puestos.

Ante ese panorama, numerosos funcionarios salieron a advertir que el gobernador Daniel Scioli ya analiza distintos instrumentos que van desde las sanciones para forzar que los gremios acaten la conciliación obligatoria hasta las multas, pasando por la chance de quitar la personería jurídica a las asociaciones que siguen con las protestas. Incluso confirmaron que la posibilidad de otorgar el aumento por decreto es una propuesta que ya está en estudio.

No se descarta ninguna medida que vaya en la línea de garantizar algo que está por encima de toda discusión, que son las clases”, adelantó el subsecretario de Educación de la provincia, Néstor Ribet, en diálogo con el periodista Luis Novaresio en radio La Red.

El funcionario insistió en que los $4.700 ofrecidos  son “dignos como sueldo de alguien que recién comienza con un cargo simple de 4 horas y la posibilidad de una carrera docente”. “Eso no significa que no haya derecho en los docentes para querer mejores ingresos, lo reconozco”, aclaró.

Con cifras similares a las que el lunes dio la directora de Educación y Cultural bonaerense, Nora de Lucía, Ribet advirtió que en el sistema hay más docentes que cobran alrededor de $40.000 que maestros que perciban el salario mínimo: unas 5.400 personas se encuentran entre los primeros, mientras que unas 5.000 perciben la mínima.

Ribet reconoció que su sueldo como funcionario provincial es un apenas inferior a los $25.000 en mano, el equivalente a más de cinco salarios iniciales docentes. “Es la retribución que me asigna la ley”, aclaró.

Anoche, la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Alvarez Rodríguez, aseguró que la Provincia está dispuesta a negociar una “redistribución” del presupuesto de 10.500 millones de pesos que fijaron para otorgar las subas salariales, pero no a ampliar ese presupuesto porque “implicaría un aumento impositivo que la Provincia no resiste, porque ya hicimos todas las reformas impositivas y hay que cuidar el bolsillo de todos los vecinos”.

Según explicó, la única oferta distinta a la realizada hasta el momento (incrementos que varían del 21 al 30,9%) que pueden ofrecerle a los maestros es “discutir si podemos redistribuir esos 10.500 millones de pesos que tenemos en las bases”, es decir, “sobre los 5200 docentes que cobran el salario mínimo de 4.717 pesos”.

No obstante, para ese grupo de maestros la oferta hasta el momento del gobierno de Daniel Scioli fue del 30,9 por ciento, mientras que para los docentes que cobran un haber más alto, la suba será de entre el 21 y el 23 por ciento, según explicaron los gremios. Y es precisamente sobre estos últimos grupos donde apelan a lograr una mejora salarial más alta, y no sobre los que tienen garantizado un incremento por encima del 30 por ciento.

La Provincia tiene “predisposición al diálogo con los gremios docentes” pero volvió a condicionar la convocatoria a que se levante el paro. “Con los chicos en las aulas tenemos voluntad de llegar a un acuerdo”, señaló anoche la ministra en declaraciones a C5N.

“Hicimos la mejor oferta posible, un incremento que representa un esfuerzo de alrededor de 10.500 millones de pesos más en educación. No nos podemos hacer cargo de la irresponsabilidad de algunos dirigentes que tienen a 3.5 millones de alumnos como rehenes.Uno siente cierta presión que borda la extorsión, entonces siente que puede haber un trasfondo de algo”, apuntó.

 

 

Antes, en declaraciones radiales, sostuvo que “tenemos la esperanza de que los docentes recapaciten porque este es un paro irracional, sin precedentes en la historia. Somos un gobierno de diálogo, pero no podemos ofrecer una cifra que no podemos pagar”.

En este sentido, remarcó que “cuando se puede dialogar y se puede trabajar con sensatez, los acuerdos llegan” y aseguró que “cuando de parte del Gobierno se hacen dos ofertas y de parte del sector que está haciendo el reclamo no se cede en nada, es muy difícil”.

“Estamos dispuestos a sentarnos a la mesa las veces que sean necesarias mientras los chicos tengan clases normalmente”, insistió y recordó que “la Provincia de Buenos Aires invierte el 35 por ciento de su presupuesto en educación, son más de 53 mil millones de pesos”.

La ministra dejó “en las manos de los maestros” el poner fin al conflicto que se recrudece al afirmar que “estamos esperando que llamen para ver si podemos discutir sobre una oferta responsable”.

Mientras tanto, la gestión de Scioli comenzó ayer a enviar las intimaciones a los gremios para que acaten la conciliación obligatoria dictada la semana pasada, por la que se pueden aplicar multas y sanciones a los docentes.

Además, a partir del fin de semana, se empezarán a liquidar los sueldos de los maestros, con los descuentos por los días no trabajados, y en caso de que se agoten todas las instancias para lograr volver a sentarse juntos, la Provincia no descarta fijar un aumento por decreto.

Por lo pronto, hoy se cumple el décimo día sin clases en las escuelas públicas del territorio bonaerense, distrito donde aún no pudo iniciarse el ciclo lectivo 2014.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *