Las tres afecciones que más sufren las mujeres y cómo hacer para prevenirlas

 

El Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer es la ocasión ideal para la divulgación de datos que ayuden a prevenir y concientizar sobre ciertos factores que pueden afectar la calidad de vida.

Las enfermedades vinculadas al corazónACV y cáncer de pulmón, mama, cuello uterino y colon son las afecciones más frecuentes en la mujer y “cada una está relacionada con una etapa de la vida, por lo que hay que prestar atención”, alertaron especialistas.

“En la adolescencia, las mujeres sexualmente activas pueden contraer el virus del VPH o papiloma humano, una infección tan habitual que puede pasar en forma asintomática y cuyas cepas, algunas, están relacionadas con el cáncer de cuello de útero”, explicó Luciano Cassab (MN 79867), jefe de la Sección Mastología del Hospital César Milstein y miembro de la Sociedad Argentina de Mastología(SAM).

mediana edad hay que prestar atención a las enfermedades autoinmunológicas, como la artritis reumatoidea, esclerosis múltiple y afecciones tiroideas, según el experto.

El cáncer de mama ocupa en Argentina el primer lugar de incidencia en el sexo femenino con 19.000 nuevos casos por año, lo que corresponde a un 16,8% de todos los cánceres diagnosticados en la mujer. María Eugenia Azar (MN 80736), miembro del Departamento de Mastología del Instituto Ángel Roffo detalló: “Hoy sabemos que una de cada ocho mujeres que llegue a los 80 años habrá desarrollado un cáncer de mama a lo largo de su vida, por lo que es muy importante cumplir con los exámenes de rutina acordes a cada edad”.

“Del mismo modo es fundamental que las mujeres no hagamos únicamente lo que se denomina un abordaje bikini de la salud, ya que controlamos nuestras mamas y la parte ginecológica pero descuidamos el resto de las patologías como la hipertensión y diabetes”, apuntó.

Amplió asimismo que a partir de la adolescencia se recomienda un primer control de sangre y orina completo para tener un panorama general de la salud, y que “a partir del inicio de la vida sexual lo recomendable es realizar un control ginecológico, que suele incluir Papanicolau y ecografía transvaginal y mamaria, para luego continuar con un control anual”. “El diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de curación, permite un abordaje con tratamientos menos agresivos, mejora la calidad de vida y asegura muy buenos resultados estéticos”, concluyeron los expertos.

 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp