Manu ya no puede ni entrenarse

Por la lesión en la pierna derecha, los Spurs no autorizaron a Manu a jugar el Mundial; el bahiense se enteró ayer, en el día de su cumpleaños N° 37.

 La futura participación del seleccionado argentino en el Mundial tenía tres peligros hasta mediados de la última semana. Uno era que no jugara Carlos Delfino. Otro, que no interviniera Manu Ginóbili. Y el tercero, que no lo hiciera ningún integrante de la Generación Dorada. Pues un riesgo se cristalizó, otro continúa latente y el restante quedó ayer al borde de pasar a la realidad: Delfino no actuará España 2014 , la amenaza de renuncia de los grandes jugadores permanece en pie y, finalmente, Ginóbili no recibió el permiso de San Antonio Spurs para disputar la Copa del Mundo.

La no autorización a Manu trascendió justo el día en que el bahiense cumplió 37 años. “Gracias a todos x los saludos! 37… QLP! Thank you very much for the birthday wishes!”, publicó en Twitter el escolta luego de responder muchos saludos individualmente. Su último tuit fue un minuto después de las 19, apenas antes de que estallara la noticia en la misma red social virtual.

La divulgó Buck Harvey, un muy informado periodista que escribe para el diario San Antonio Express. “Spurs envió a @manuginobili una carta referida a la fractura por estrés y al tiempo de recuperación. No le concederá permiso para jugar @FIBA. #Spurs”, anticipó en Twitter Harvey, que tiene muy buen acceso a la dirigencia de San Antonio.

Ginóbili se había tomado su tiempo para decidir si sería protagonista en España. Quería terminar sano la temporada de NBA para estar en óptimas condiciones y, así, sin condicionamientos para el Mundial. Y una vez obtenido el cuarto anillo de campeón, a mediados de junio, comunicó al entrenador Julio Lamas que sería de la partida. Pero a los pocos días, un tuit de un periodista de Yahoo Sports, Adrian Wojnarowski, alertó sobre una fractura por estrés en el tobillo del argentino. La lesión era pequeña, y la franquicia estimó que demandaría dos meses de recuperación, es decir, justo lo que faltaba para el comienzo de España 2014. Ginóbili avisó a la dirigencia texana que pediría una segunda opinión médica, y sus análisis lo pusieron optimista. Entonces prometió que haría nuevos estudios el 25 de julio, el día del inicio de los entrenamientos del seleccionado. El viernes, la resonancia magnética y la tomografía computada revelaron que la lesión no estaba totalmente superada pero que la evolución se encontraba muy encaminada, y por ende faltaba sólo la aprobación de Spurs. La respuesta surgió ayer. Claro que no fue la esperada.

¿Está San Antonio en su derecho? En principio, sí: existe un acuerdo entre FIBA y NBA por el cual las franquicias de esta última se ven obligadas a ceder a los basquetbolistas sólo si están completamente saludables. Lo estipula el inciso C de la cláusula I: “Seguridad de los jugadores. Los jugadores no están autorizados a participar con un equipo nacional en actividades de entrenamiento o de competición cuando hay una razonable preocupación médica acerca de que tal participación pondrá al jugador en sustancial riesgo de lesión, enfermedad u otro daño”. Entonces, ¿hay algo que pueda hacer Manu para ser parte del certamen? Eso ya dependería de interpretaciones de lo escrito. En rigor, faltan 32 días para el Mundial, un plazo bastante amplio como para pensar que el perimetral estará bien cuando se presente la Argentina, el 30 de agosto frente a Puerto Rico en Sevilla. Hasta anoche, Ginóbili no se había pronunciado al respecto.

Bien vale recordar un caso semejante, que también perjudicó a la Argentina. Fue en Turquía 2010, cuando Andrés Nocioni se quedó fuera pocas horas antes del primer balón al aire del Mundial. Chapu se recuperaba de un esguince en el tobillo izquierdo y ya se encontraba en Kayseri, donde el plantel dirigido por Sergio Hernández se preparaba para debutar contra Alemania. El santafecino trabajó especialmente para llegar a tiempo al torneo y el cuerpo médico argentino le dio el alta para jugar. Sin embargo, Philadelphia 76ers, que por entonces tenía sus derechos, exigió los estudios realizados al alero, sin acudir a revisarlo. Alegó el mencionado artículo del convenio NBA-FIBA y prohibió a Nocioni seguir practicando. “Andrés quiere jugar y siente mucho a su país, pero no es prudente que juegue”, arguyó en su momento Rod Thorn, dueño de la franquicia.

Hoy la situación le toca a Manu, que ya lleva 12 años en San Antonio y viene de ganar un cuarto campeonato vestido de espuela. Él quería que España 2014 fuera su último mundial. Habrá que ver si queda algún resquicio de negociación o de discusión jurídica. Si no, su perfil de Twitter, el que lo presenta como “el 20 de los Spurs y el 5 de Argentina”, puede quedar en breve parcialmente desactualizado…

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp