Teto Medina enfrentó los rumores

Esta semana, muchos se preocuparon ante los rumores que indicaban que Teto Medina se había negado a realizarse un control, antes de dar una de sus habituales charlas en las que cuenta su experiencia a otros adictos en recuperación. Este viernes, el mismo periodista acudió a las redes para referirse al tema y llevar tranquilidad sobre su estado de salud.

Muchas veces tuve que escuchar cosas que se decían sobre mí y que no eran ciertas. Al principio sufría mucho porque sentía que tenía que salir a aclarar todo el tiempo que lo que se decía no era cierto. Desde que decidí cambiar mi vida y vivir una vida saludable y transmitir mi historia de recuperación para aquellos que lo necesitan, como alguna vez lo necesité yo, ya lo que se diga o deje de decir sobre mí no me importa”, comenzó expresando en un extenso texto que compartió en su cuenta de Instagram.

Y continuó: “Solo yo sé el difícil camino que tuve que recorrer, y las luchas internas por las que pasé. Agradezco a Dios y todos los que me ayudaron a salir por tanto amor. A raíz de eso tomé el compromiso de ayudar a los que lo necesitan como lo hicieron conmigo”.

Lo que digan los demás no es importante para mí hoy, esas son las pruebas que Dios nos pone en el camino para ver si realmente estamos comprometidos con nuestra recuperación. Diga lo que se diga, jamás me apartaré de este camino de sanidad y recuperación y jamás dejaré de transmitir mi mensaje de superación y motivación para aquellos que la están peleando. Sé que se puede. Gracias por leerme. Los quiero”, finalizó.

En junio de 2019, Medina enfrentó una denuncia por abuso y violencia de género por parte de su expareja, Mónica Fernández, y luego de que se retirara la acusación en su contra, decidió hacer un cambio rotundo en su vida. El conductor ingresó a rehabilitación para tratar su adicción a las drogas y estudiar una nueva profesión.

Trabajo en comunidades terapéuticas con chicos que tienen adicciones; contamos nuestro testimonio y por otro lado, les contamos sobre la problemática del tema”, contaba este año en una de las pocas entrevistas que concedió. “Estoy entusiasmadísimo con esto, porque a partir de esa vivencia me involucré más. Lo mismo que le digo a los chicos les digo a las familias: ‘Vos podés tener a alguien un año internado, pero si cuando uno sale vuelve a la misma familia, va a volver a tener el mismo problema’”, sumó.

Tras haber sido internado en 2019 por un fuerte cuadro depresivo, aseguró que vivió en carne propia la sensación de que no había más motivos por los que seguir, y encontró en la terapia de grupo una razón para salir adelante. “Ahí me decidí a estudiar esto y profundizar sobre el tema; hay que enseñarle a la gente tiene que no hay que esconder las cosas, que hay que hablarlas, porque esa es la mejor manera de resolver el conflicto, con la bondad y humildad de acercarse a alguien y pedir esa ayuda”, sentenció. (La Nación)

Comentarios

Comentarios

comentarios