Un gato callejero sólo recibía comida si estaba en bolsa. Lo siguieron para saber qué hacía con ella

Dongsuk es una gata callejera de Corea del Sur sin nada en particular. Pero la historia de la que es protagonista nos demostró que muchas veces los animales pueden darnos grandes lecciones de humanidad y generosidad. Y que el amor de madre no es un rasgo sólo de los humanos.

 

 

Dongsuk era alimentada periodicamente por una amable mujer que le daba comida a los animales del barrio. Pero la gata no la recibía -en un plato, por ejemplo- a pesar de que estuviera muriendo de hambre. En cambio, si la señora le entregaba su ración en una bolsa, la agarraba y se la llevaba, sin destino aparente.

 

 

La mujer, entendiendo a Dongsuk, le preparaba una porción aparte en una bolsa. Y un día decidió seguirla para ver que hacía con ella.

Su corazón se derritió cuando vio que la gata no comía lo que había dentro de la bolsa, si no que se lo llevaba a su pequeño gatito, y luego de que estuviera satisfecho, procedía a comer lo que quedara.

La pobre gata había tenido a cinco cachorros, pero lamentablemente sólo uno había sobrevivido, haciendo que la madre se preocupara de sobremanera del bienestar de la cría que le quedaba.

Un verdadero ejemplo de amor de madre que, además, tuvo un final feliz. Al ver a la esforzada gata, una familia la adoptó junto con su cachorro, y juntos viven ahora en un mejor lugar donde la comida no les faltará.

Dongsuk ya no tendrá que recorrer la ciudad con una bolsa para su pequeño, ahora sólo deberá preocuparse de amarlo y enseñarle cosas de gatos.

 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp