Una nueva técnica colabora con el diagnóstico temprano del Alzhemeir

 

Alteraciones durante la lectura de frases simples y de alta predictibilidad, relacionadas con la memoria a corto plazo, son indicadores de enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer.

Mediante equipos que permiten el registro de los movimientos oculares “podemos dar un mejor diagnóstico lo antes posible”, afirmó Osvaldo Agamennoni, investigador en la Comisión de Investigaciones Científicas, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires.

Las alteraciones durante la lectura de frases sencillas podrían suponer un indicador temprano del alzheimer.

Con los equipos “Eye Tracker” los investigadores registran con exactitud en una computadora dónde está fijando la vista un paciente cuando lee un texto en la pantalla.

“A partir de estos equipos es posible generar estímulos de lectura; nosotros generamos unas 180 frases de oraciones simples que caben en un solo renglón en la pantalla”, indicó Agamennoni. El científico agregó que trabajan con “frases que son informativas, generales, otras que son refranes de uso común y otras frases de alta predictibilidad que no son refranes pero que aparecen en nuestro colectivo como ´el fumar es perjudicial para la salud´”. A partir de este registro, los investigadores observan cómo trabaja el cerebro y va haciendo sentido de la frase a medida que el paciente va leyendo.

“Cuando uno empieza a leer detiene la vista 200 milisegundos en un punto, levantamos la información, saltamos, en un movimiento que se llama sacádico, a otro punto, seguimos levantando información y cada uno de esos pedazos de información que vamos levantando lo guardamos en el cerebro en un lugar que se llama la memoria del trabajo. A medida que vamos avanzando, que vamos haciendo sentido de la frase, el cerebro que tiene la memoria de trabajo funcionando adecuadamente lee de manera mucho más facilitada, hace movimientos más largos, en cambio, una persona que tiene algún problema en la memoria de trabajo, no avanza tan bien o refija, va para atrás”, indicó Agamenonni.

En ese sentido, el especialista dijo que, “casualmente, la memoria de trabajo, una memoria a muy corto plazo, es la que usamos durante la lectura y es lo primero que se afecta en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer”. Hay afecciones neurodegenerativas que resaltan y se nota en esa falta de predicción que tiene la persona cuando lee.

Sin embargo el investigador aclaró que la técnica “es sólo un alerta” y agregó que “nosotros tratamos de generar una técnica que nos permita de alguna manera dar un mejor diagnóstico lo antes posible”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp