lunes, julio 22, 2024
NacionalesSociedad

Buscan a “Huguito”, un nuevo sospechoso por el crimen de Lola

Respondería al identikit que armó el hombre que halló el cuerpo y habría estado en Valizas el día que mataron a la joven.

A un mes de que asesinaran a Lola Luna Chomnalez (15) en el balneario uruguayo Barra de Valizas, la Justicia de ese país continúa, aunque a paso lento, la búsqueda del asesino. Ahora la jueza de Rocha Silvia Urioste ordenó a la Policía dar con un nuevo sospechoso, conocido como “Huguito”.

Si bien es homónimo, no sería el mismo “Huguito” al que apuntaron cuando Richard “Conejo” Gutiérrez -un pescador que trabajó arreglando el techo de una casa de la zona el fin de semana del crimen- era señalado como principal sospechoso. En ese momento lo buscaban para poder obtener información de “Conejo”. En Valizas todos sindicaban a ese “Huguito” como un “ratero que viene a hacer temporada de verano acá”.

En cambio, ese nuevo sospechoso responde a las características físicas que aportó Ricardo, el artesano que junto a sus hijos encontró el cadáver de Lola tapado por arena el 30 de diciembre pasado, 48 horas después de su asesinato.

Según contó a Clarín una fuente de la investigación, el “Huguito” que ahora busca la Policía Nacional de Uruguay sería un hombre de unos 40 años, grandote y canoso. “Fue en base a quien se hizo el primer identikit”, explicó esa fuente.

De acuerdo a la declaración que hicieron Ricardo y algunos de sus hijos ante la primera jueza de la causa, Marcela López Moroy, el artesano vio pasar a alguien sospechoso el mismo día que, un rato después, encontró a Lola enterrada bajo la sombra de una acacia, a casi cinco kilómetros del pueblo de Valizas.

“Tenía un aspecto raro, una mirada extraviada y estaba vestido de una manera distinta a la gente que se ve pasar por acá. Por eso me llamó la atención”, le dijo en su momento Ricardo a los investigadores, según pudo averiguar Clarín. La descripción del testigo coincide con información que dieron otros pobladores de Valizas, quienes dijeron que a “Huguito” lo dejaron de ver el 29 o 30 de diciembre, horas después del asesinato de la adolescente argentina.

Por otra parte, la jueza Urioste dispuso ayer que se le extrajeran sangre a tres hombres que ya habían sido indagados las primeras semanas.Esas muestras serán cotejadas con los rastros de ADN que se encontraron en objetos que llevaba la víctima el día que desapareció. Aunque los resultados recién estarían listos mañana, fuentes de la investigación dudan de que pueda dar positivo: aseguran los indagados ya habían sido descartados.

“A pesar de los elementos que se incorporaron al expediente y algunas certezas que hoy se tienen, no le estamos dando a la familia los resultados que se merecen. Faltan respuestas”, comentó a Clarín Jorge Barrera, abogado uruguayo de la familia Chomnalez.

El caso Lola

Lola había llegado sola a Valizas a pasar el fin de año junto a su madrina, el marido, la hija de ambos y un hijo de 14 años de un matrimonio anterior de él. Según relató su familia, la tarde del domingo 28 de diciembre la chica se fue a caminar sola y no se supo más nada sobre ella hasta el martes 30, cuando apareció asesinada.

La joven fue encontrada en el camino al balneario Aguas Dulces, a poco más de cuatro kilómetros al norte de Valizas. El cuerpo estaba en posición fetal, cubierto de arena y hojarascas. Tenía cuatro cortes en el cuello (dos de estos más profundos, que le provocaron heridas en la yugular externa), un fuerte golpe en la cabeza y otro puntazo en el antebrazo derecho. Aún así, los médicos forenses concluyeron que Lola murió asfixiada por la arena.

Al momento de encontrar el cuerpo, la Policía levantó restos de cabello en una tabla de madera, una colilla de cigarrillos y una prenda de vestir de hombre. Todo fue enviado al laboratorio y los investigadores todavía esperaban por el resultado de esas pericias. Otro informe clave que se sumaría a la causa en algunos días, tiene que ver con una ampliación de la observación que hizo la Policía Científica sobre el lugar del hecho, ya que por el momento la jueza Urioste solo cuenta con un informe preliminar.

También se solicitó una junta médica para precisar la data de muerte de la chica, otro sobre las condiciones meteorológicas en esos días y un análisis de las llamadas y mensajes de texto que intercambió Lola desde su celular. Los investigadores, además, buscan indicios en el listado de pasajeros que viajó con la chica a Valizas.

En esas dos primeras semanas, la investigación provocó críticas y cruces entre la Policía de Rocha y la jueza saliente, Marcela López Moroy. La lista de detenidos llegó a nueve. Primero se apuntó al círculo familiar, luego a lugareños y por último a un changarín apodado “Conejo”. Todos fueron liberados a las pocas horas por falta de pruebas. Luego llegó la actual jueza que entiende en la causa, Silvia Urioste, y a los pocos días apareció la mochila, dentro de la cual se encontraron manchas de sangre en algunos de los objetos que poseía.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *