Dylan Farrow denunció a Woody Allen, su padre adoptivo, por abuso

La edición digital de The New York Times publicó ayer una carta abierta de Dylan O`Sullivan Farrow, hija adoptiva del actor y cineasta Woody Allen con su ex esposa Mia Farrow, en la que expone el acoso al que la habría sometido cuando tenía 7 años.

La nota pone énfasis en un suceso, en el que explica que el autor de obras como “Bananas” y “Crímenes y pecados”, entre otras, la llevó a una especie de altillo de su vivienda y abusó sexualmente de ella, hecho al que siguió la denuncia de la situación ante su madre, Mia Farrow, que decidió romper su relación con Allen.

El caso salió a la luz en 1992 en la revista Vanity Fair, pero el cineasta siempre negó las acusaciones y los cargos, que finalmente, se retiraron, por lo que no fue juzgado, no obstante la sombra de sospechas siguieron flotando alrededor de su nombre.

Dylan O`Sullivan Farrow es hija adoptiva de la actriz en tiempos en que convivía con Allen, período en el que también sumó a Moses Amadeus Farrow, que ahora tiene 36 años, y más tarde, ya separada de Allen, otros cinco, que totalizan quince, de los cuales solo cuatro son biológicos.

Tras un largo silencio, Dylan O`Sullivan Farrow revela en primera persona los hechos, después de que su hermano, Ronan pusiera el dedo en la llaga a raíz del tributo al cineasta en la entrega de los Globos de Oro, por los abusos a los que habría sido sometida.

Tal como lo explica en su carta O`Sullivan Farrow, que ahora tiene 28 años, el acoso de Allen continuó mientras crecía y le llevó a sufrir desórdenes en su alimentación y problemas de tono psicológico en su relación con los hombres, que la impulsaron a infringirse cortes a si misma.

“No recuerdo cuántas veces me llevaba lejos de mi madre, hermanos y amigos para estar solo con él. No me gustaba cuando metía su dedo pulgar en mi boca. No me gustaba que tuviera que ir a la cama con él bajo las sábanas cuando él estaba en ropa interior. No me gustaba que pusiera su cabeza sobre mi regazo desnudo e inhalara y exhalara”, recuerda la ahora denunciante.

Dylan confiesa que empezó a huirle “…Pero él siempre me encontraba.”Desde que tengo memoria, mi padre ha estado haciéndome cosas que no me gustaban”, dijo Farrow.

“Estas cosas sucedían tan seguido, de forma tan rutinaria, tan hábilmente ocultas de una madre que me habría protegido de haberlo sabido, que yo creí que era algo normal. Pensé que era así cómo los padres se portaban con sus hijas”, segura en su carta abierta.

“Cada vez que veía el rostro de mi abusador, en un afiche, en una camiseta o en televisión, sólo podía esconder mi pánico hasta encontrar un lugar en el que estar sola y derrumbarme”, asegura, entre otros apuntes críticos a quienes en el universo hollywoodense hicieron la vista gorda al tema.

“Que pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett? ¿Louis CK?¿Alec Baldwin? ¿Y si hubieses sido vos, Emma Stone? ¿O vos, Scarlett Johansson?”, refiriéndose en forma directa a figuras que trabajaron con Allen en diferentes momentos de su carrera.

“Woody Allen es un testimonio vivo del modo en el que nuestra sociedad maltrata a las víctimas de asaltos sexuales y abusos”, insiste la O`Sullivan Farrow, una de los quince herederos de la actriz, en su testimonio, que dió la vuelta al mundo y se instaló en las redes sociales.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *