Mendoza: los chocaron de frente y el airbag mató al bebé

Un joven de 20 años perdió el control de su auto, se cruzó de carril en la ruta provincial 63, en San Martín (provincia de Mendoza) y chocó de frente contra un Chevrolet Sprint que transitaba en dirección contraria y en el que viajaban una pareja y sus cuatro hijos menores de edad.

Por la violencia del impacto, los airbags del Chevrolet se activaron y provocaron lesiones graves al bebé de 10 meses que viajaba en el asiento delantero, en brazos de su madre.

El pequeño fue trasladado de urgencia al hospital de San Martín, donde los médicos confirmaron la muerte del bebé.

En ese sentido, desde la ONG Luchemos por la Vida señalaron que “los niños se encuentran entre los más vulnerables en el tránsito” y que “es importante cuidar sus vidas dentro del auto siempre, aún en los trayectos cortos, llevando a los más pequeños en los asientos traseros del vehículo, en sus butacas especiales (SRI), correctamente instaladas con el sistema de anclaje y sujeción del vehículo si lo tuviera, y si son mayores, con el cinturón de seguridad del automóvil”.

Las bolsas de aire (air-bags) constituyen un importante elemento de seguridad pasiva y son llamadas así, por ser precisamente una bolsa o colchón de aire protector que se activa (en el caso de las frontales, que son las más comunes), cuando se produce una colisión o choque frontal a alta velocidad.

En ese momento se acciona, inflándose completamente en cuestión de milisegundos, para proteger a los ocupantes del vehículo de sufrir golpes contra el volante y el frente interior del vehículo (bolsas frontales); otros tipos de bolsas (laterales o en el techo), protegen a todos los ocupantes en choques laterales y/ o vuelcos evitando lesiones mortales.

Su efectividad es alta, siempre que se lo use junto con el cinturón de seguridad y se cuide de viajar sentado alejado del volante o el panel de instrumentos.

Sin embargo, por las características de su funcionamiento, deben guardarse algunas precauciones: los bebés, niños y las personas adultas que midan menos de un metro y medio deben abstenerse de viajar en el asiento delantero del vehículo, ya que, en caso de colisión, la explosión de la bolsa puede provocarle lesiones graves y hasta la muerte, algo que sucedió en el caso mendocino.

Por esta razón, la ley nacional de Tránsito Nº24.449 en su reglamentación (art 40 g.1) dispone “los menores de DIEZ (10) años deben viajar sujetos al asiento trasero, con el Sistema de Retención Infantil homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp