Neri Muñoz se impuso a Dos Santos y se coronó campeón

El invicto Neri Muñoz (63,500 kg. y 10-0, 7 KOs) dominó al brasileño Pedro Dos Santos (63,500 kg. y 6-3-2, 3 KOs), por puntos, en fallo unánime, tras diez asaltos, y así conquistó los títulos fedelatin AMB y latino plata CMB de los superligeros.

En choque de menor a mayor, Muñoz, N° 5 del ranking argentino superligero, manejó ampliamente a Dos Santos, e incluso lo sometió a un intenso castigo. Tras un inicio al pausado, desde el tercer round lo martirizó y lo tuvo conmovido en varias ocasiones merced a su constante ataque y la precisión y profundidad de sus combinaciones al cuerpo con sus ganchos y al rostro con sus ascendentes y cruzados. Incluso en el cuarto round, le ocasionó una cuenta de pie. Solo la estoica resistencia y valentía mantuvo al brasileño de pie, que tambaleó varias veces. Tras diez rounds, no había dudas del ganador.

Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Basile 97-92, Marcos Barbero 97-92, y Leonardo Pugni 99-91.

Luego de un inicio equilibrado, Muñoz comenzó a acelerar. Frente a Dos Santos que se desplazaba lateralmente atacando con su derecha arriba, el bonaerense avanzó con decisión. Con su mayor talla y alcance, perforó la guardia rival con potentes jabs zurdos seguidos de cross diestros al mentón. A partir del tercer round, añadió sus ganchos a las costillas. Sin embargo, en el cuarto llegó el primer desborde. Muñoz se lo llevó contra las cuerdas donde lo sometió con sus cruzados y uppercuts al mentón de un conmovido Dos Santos, que recibió la cuenta de pie del árbitro Gustavo Tomás. Incluso cerca estuvo de definirlo en el siguiente cruce.

La pelea ya era un martirio para el visitante. La diferencia de potencia era notoria. Con el bahiense más suelto en el quinto, conectó sus ganchos al cuerpo y lo puso contra una esquina donde impactó sus profundos cross al mentón. Con paciencia, Muñoz le permitió trabajar en el siguiente al paulista, hasta que sobre el final volvió a desbordarlo con sus ganchos a las costillas y uppercuts a la mandíbula. En la misma tónica, lo arrolló en el séptimo haciendo gala de su efectividad con sus ganchos al cuerpo, cross y ascendentes al rostro del conmovido visitante, que tambaleaba. A pesar del castigo infligido en los episodios siguientes, el apodado “Magrelo” aguantó estoicamente de pie cada envío del local, hasta escuchar la decisión.

Fuente: TyC Sports.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp